Fotografía de ALEJANDRO NAFRÍA

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 13 de enero de 2018

Jorge M. Molinero: Nos prohibieron bailar (1):



           Los ángeles caídos recordamos todavía
                              la espiral del vuelo en picado
que aprenden las aves expulsadas del paraíso.






No diremos palabras bonitas,
que el estiércol es la floritura
de la belleza más inabarcable.
El hedor del penúltimo espasmo
nos guía entre la calma sumisa
del placer más primitivo.

Seremos bellas en la tragedia
de los olvidados, princesas
pestilentes de un cuento ambigui
con final incomprensible. Llamaremos
al fuego igual que ellos reclaman
un color inexistente a las aguas.

La revolución
consiste
en sublevarnos tan sólo
con nuestra desnudez
como arma ante lo establecido.



Jorge M. Molinero. Nos prohibieron bailar. Ediciones del 4 de agosto, 2017.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.