Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 15 de junio de 2017

Poesía Norteamericana (101): Theodore Roethke:




Sitio Web de la Imagen


EL DESPERTAR

Vagabundeaba a través
de un campo abierto;
el sol resplandecía;
el calor era feliz.

¡Por aquí! ¡Por aquí!
La garganta del reyezuelo brillaba
y una a la otra
se cantaban las flores.

Las piedras cantaban,
aún las pequeñas,
y las flores brincaban
como cabritas.

Una rasgada franja
de margaritas ondulaba:
yo no estaba solo
en un sendero de manzanos.

Lejos en el bosque
un pichón suspiró;
el rocío exhaló
sus matutinos perfumes.

Me acerqué hasta donde el río
corría sobre las piedras:
mis oídos supieron
de una precoz alegría.

Y todas las aguas
de todos los arroyos
cantaron en mis venas
aquel día de verano.



Theodore Roethke.


Varios Autores. 15 Poetas Norteamericanos. Editorial Bibliográfica Argentina, 1966. Traducción de Alberto Girri.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.