Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 7 de junio de 2017

Joseba Sarrionandia: ¿La poesía ha muerto? (4):



LOS MUERTOS SOMOS GENTE HONRADA

Pero, si queréis, podéis hacerme una visita.
              Mi casa no está lejos de la carretera.
Una vez llegados al pueblo, cualquiera puede
                                     indicaros la dirección.
Si llamáis a la puerta, os abrirá
                                                  mi madre
y os conducirá  por el pasillo hasta mi cuarto
                                                              oscuro.
No os asustéis por las lágrimas que brillan
                             en los ojos de mi madre.
Si yo no estuviera en el cuarto
                                      (en el cuarto vacío),
esperad un poco: seguramente habré salido
                                                a buscaros
para que extraigáis de mi cuerpo
                                          la bala que me mató.







GOROCICA 1937

No eres tú, afortunadamente, quien en mayo de 1937
                                   entró en el caserío de Gorocica
antes de que el sol acabara de desarmar la niebla y halló
                                            desordenada su casa natal.
Él no sabía si iba a encontrar algún familiar, parecía
                                    que no había nadie dentro,
ni siquiera el perro le salió al encuentro con su
                            habitual alegre bienvenida.
La basura abandonada por los milicianos en el soportal,
                    las puertas abiertas de par en par,
la banqueta de la cocina rota, la ceniza desperdigada.
                                                Entró en la cuadra,
y vió que no había ningún animal. En la penumbra,
                                    sintió un ruido y disparó
hacia arriba. Se abrieron tres orificios en el techo de
                                     madera y de uno de ellos
empezó a manar sangre, un chorro fino que le caía
                     sobre el hombro como un hilo rojo,
tibio, silencioso, sin que él supiera de qué
                            o de quién era aquella sangre.



Joseba Sarrionandia. ¿La poesía ha muerto? Pamiela Ediciones, 2016. Edición bilingüe.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.