Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 3 de junio de 2017

Joseba Sarrionandia: ¿La poesía ha muerto? (3):



OSCURA PAZ

Defiendan ustedes esa comodidad sembrada de armas
pesadas, billetes de banco e inmaculadas palomas.
Defiendas ustedes su oscura libertad de hacer trabajar
a los demás, ver deporte e invocar a Dios.
Defiendan ustedes la oscura casa de su padre,
para que no se pierdan ni una telenovela.
Defiendan ustedes su negro dormir para que sus dulces
sueños engendren dulces sueños.
Defiendan ustedes la placidez de sus corazones
aromatizados hasta el hastío y su fin de semana.
Defiendan ustedes su oscurísima paz
y ese reloj de ustedes de única aguja:
somos hijos de alguna oscura loba,
ya es hora de que nos señalen con su dedo índice
para que sus policías disparen contra nosotros.







¡SABÉIS QUÉ ES LA JUSTICIA?

He sido testigo directo de la representación,
                       en vuestro propio escenario,
he visto la sólida arquitectura y la elegante
     escenografía de vuestros palacios de justicia,
he respirado hasta la asfixia ese ambiente
                                                neoclásico,
he observado las negras togas y las puñetas
                                                de plata
con las que os disfrazáis los actores de la ley,
                                    me ha conmovido
la onerosa pesadez de vuestros pisapapeles
                                                 de plomo,
he investigado con las herramientas de
                        la gramática funcional
el lenguaje arcaizante y preceptivo
                              de vuestro ceremonial,
he respirado ese polvo aún más fino
                                                que la harina
que en vastas estancias se os posa
                                                 sobre las cejas,
me he reído de vuestra pretensión de juzgar
              con lógica aristotélica
las consecuencias del odio, he sufrido
                   en angostas celdas
vuestros rituales de demora, he calculado
                                                 mil veces
la proliferación infinita de vuestros fallos
               en la desolación de vuestros archivos,
de manera que, tomando en consideración vuestra
                       sagrada obligación de juzgarme...

haré todo lo que pueda para que no me atrapéis
                                                            de nuevo.



Joseba Sarrionandia. ¿La poesía ha muerto? Pamiela Ediciones, 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.