Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 16 de junio de 2017

Joseba Sarrionandia: ¿La poesía está muerta? (5):








OTROS

No es que decir te quiero fuera algo extraordinario,
                                                      pero te dije te quiero
y tú, y esto sí fue más extraño y hermoso, me respondiste
                                    yo también te quiero.

Y lo raro es que aquellos te quieros de entonces
                                                          se repiten todavía,
aunque no sea yo quien lo dice ahora, sino que es otro      
                                                        el que te lo dice,

de manera que tú le respondes yo también te quiero.
                                    No sé cómo sucede, pero
también yo se lo digo a otra persona, para que me diga
                                               yo también te quiero.

¿No es acaso triste que no sea yo quien te dice te quiero,
                        que no seas ya tú quien me lo dice?
Es más, en la mayoría de los casos, no somos ni tú ni yo:
              son otras las personas que se aman entre sí.

Como tú y yo nos amamos en un tiempo, cuando lo vivíamos
                                   como si solo fuéramos nosotros,
dichosos recién llegados que repetíamos palabras antiguas
                         como otros muchos lo harán en el futuro.



Joseba Sarrionandia. ¿La poesía está muerta? Pamiela Ediciones, 2016.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.