Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 17 de mayo de 2017

Poesía Norteamericana (88): Sharon Olds: La célula de oro (y 2):







TOPOGRAFÍA

Después de atravesar el país en avión nos
acostamos en la cama, tendemos los cuerpos
juntos con delicadeza, como mapas colocados
frente a frente, este junto a oeste, mi
San Francisco con tu Nueva York, tu
Isla del Fuego con mi Sonoma, mi
Nueva Orleans en lo profundo de tu Texas, tu Idaho
brillante sobre mis Grandes Lagos, mi Kansas
ardiente con tu Kansas ardiente, tu
horario del este que empuja a mi horario
del Pacífico, mi horario de montaña
que late junto a tu horario del centro, tu
sol que nace a toda velocidad por la derecha mi
sol que nace a toda velocidad por la izquierda, tu
luna que sale despacio por la izquierda mi
luna que sale despacio por la derecha hasta
que los cuatro cuerpos del cielo
se incendian sobre nosotros, nos sellan juntos,
todas nuestras ciudades, ciudades gemelas
todos nuestros estados juntos, una
nación, indivisible, con libertad y justicia para todos.



Sharon Olds. La célula de oro. Bartleby Editores, 2017. Traducción de Óscar Curieses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.