Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 22 de mayo de 2017

Joseba Sarrionandia: ¿La poesía ha muerto? (1):



VOLVER A CASA

Con los mapas del tesoro bajo el brazo
                   dejé mi casa y caminé
por los escondrijos del miedo en busca
                             del canto de las sirenas.


No encontré en mi viaje más que grises
                             piedras de pedernal
e infectos nidos de mirlo en lo más recóndito
                             de las selvas negras.


Cuando el tiempo agotó el camino
                                    y regresé a casa,
era nueva la madera de la puerta y
                   estaba cambiada la cerradura.







PREGUNTA II

El preso se detiene en el rincón de su celda,
           y parece que habla solo.
Pero no, se trata de una araña a la que
           pregunta: "¿Hasta cuándo?".
Y la araña, de pronto,
                             se deja caer
suspendida de un hilo que se va
                             alargando.
Y es como si ese larguísimo hilo
                         fuera su respuesta.



Joseba Sarrionandia. ¿La poesía está muerta? Pamiela Ediciones, 2016. Edición bilingüe. Edición de Eva Linazasoro. Traducción del euskera de Joseba Sarrionandia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.