Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 30 de mayo de 2017

Jorge García Torrego: Cercanías (2):



Te tengo cerca, cerca,
como se tiene el hambre.

En tu orilla descubrí el olor mineral del silencio:
huele a tomar el sol en la hamaca de tu risa.

Camino cerca de ti como quien encontró un fuego
en medio de la nieve.
Supervivencia.
Cosecho el rocío caliente de la mañana en tus labios,
ese es mi trabajo,
acumular trozos líquidos de la batalla.

Construimos laberintos de almohadas y lenguas,
escapando al fondo del día,
al fondo hemos corrido como niños,
con las bocas llenas de golosinas.







LA LENGUA QUE ARDE CONTAMINA

En ella la z se hace mayúscula,
la serpiente de su cadera es una pesadilla para
los urbanistas y físicos y químicos y bomberos y
domadores de circo.

Las mallas más
sonrientes del mundo aguantan el galope
de su cadera,
debajo de su ropa la última guanche sin cerrojos,
la última indígena de piel de tierra y el recuerdo de la
fraternidad en los ojos,
sol recogido con la punta de los dedos y desordenado
por su horizonte,

a ver quién lo encuentra.



Jorge García Torrego. Cercanías. Ediciones de Baile del Sol, 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.