Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 25 de mayo de 2017

Jesús Lizano: No se te olvida, Maestro:



Tal día como hoy, de hace dos años, falleció el poeta y pensador libertario Jesús Lizano. Un maestro. Su poesía sigue presente. 


DESEMBARCADERO

Bajaremos hablando, unos con otros
por la calle, del brazo del amigo,
una tarde que llueva, sin testigo,
bajaremos perdidos en nosotros.

Helará nuestra voz, seremos potros
con la marca del sueño y del castigo,
bajaremos del bosque, del abrigo,
abrazado a cualquiera de vosotros.

Llegará nuestro barco, un marinero
nos irá colocando sin preguntas
en el oscuro desembarcadero.

Bajaremos sin fin, no habrá sendero,
eternamente nuestras manos juntas,
agotadas las flechas el arquero.






El poeta es la esperanza.
Que no sabré yo del poeta
si lo soy de la noche a la mañana.

El poeta es la angustia.
Qué no sabré yo 
si toda mi vida es suya.

El poeta es la plenitud.
Lo sé yo
que conozco la cara
y conozco la cruz.





LAS PERSONAS CURVAS

A mí me gustan las personas curvas,
las ideas curvas,
los caminos curvos,
porque el mundo es curvo
y la tierra es curva
y el movimiento es curvo;
y me gustan las curvas
y los pechos curvos
y los culos curvos,
los sentimientos curvos;
la ebriedad: es curva;
las palabras curvas:
el amor es curvo;
¡el vientre el curvo!;
lo diverso es curvo.
A mí me gustan los mundos curvos;
el mar es curvo,
la risa es curva,
la alegría es curva,
el dolor es curvo;
las uvas: curvas;
las naranjas: curvas;
los labios: curvos;
y los sueños, curvos;
los paraísos, curvos
(no hay otros paraísos);
a mí me gusta la anarquía curva;
el día es curvo
y la noche es curva;
¡la aventura es curva!
Y no me gustan las personas rectas,
el mundo recto,
las ideas rectas;
a mí me gustan las manos curvas,
los poemas curvos,
las horas curvas:
¡contemplar es curvo!;
(en las que puedes contemplar las curvas
y conocer la tierra);
los instrumentos curvos,
no los cuchillos, no las leyes:
no me gustan las leyes porque son rectas,
no me gustan las cosas rectas;
los suspiros: curvos;
los besos: curvos;
las caricias: curvas.
Y la paciencia es curva.
El pan es curvo
y la metralla recta.
No me gustan las cosas rectas
ni la línea recta:
se pierden
todas las líneas rectas;
no me gusta la muerte porque es recta,
es la cosa más recta, lo escondido
detrás de las cosas rectas;
ni los maestros rectos
ni las maestras rectas:
¡libérennos los dioses curvos de los dioses rectos!
El baño es curvo,
la verdad es curva,
yo no resisto las verdades rectas;
vivir es curvo,
la poesía es curva,
el corazón es curvo.
A mí me gustan las personas curvas
y huyo, es la peste, de las personas rectas.



Jesús Lizano. Lizania, aventura poética 1945 - 2000. Editorial Lumen, 2001.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.