Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 27 de mayo de 2017

Iosu Moracho: La Utopía tiene los pies descalzos (y 3):



CAPERUCITAS

Somos como niños.
Los políticos nos cuentan cuentos desde sus tribunas
y nosotros nos los creemos.
Ahora nos dicen que viene el lobo
y de puro gusto
se nos eriza el cabello.







SIMIOS

Y nos basta con sentirnos distintos
en una selva entre iguales...
Como un sifón rojo
en una caja llena de sifones azules.

Trepamos las mismas lianas,
subimos y bajamos por los mismos árboles,
rozamos con nuestro culo los mismos sitios,
comemos las mismas hojas y las mismas bayas
y nos quitamos unos a otros, los mismos piojos
de los mismos idénticos lugares.

¿Todavía nos creemos tan distintos?

¡Ah, sí, unos comen con cubertería de plata
y de la mano de los más grandes restauradores
y otros comen con la mano,
mientras luchan por que su dignidad quede a cubierto y restaurada!



Iosu Moracho. La Utopía tiene los pies descalzos. Amargord Ediciones, 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.