Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 13 de mayo de 2017

CRATERA, Revista de crítica y poesía contemporánea, Nº 0:



Un lujo, auténtico, formar parte del número cero de CRATERA, una nueva revista de crítica y poesía contemporánea. Los responsables de CRATERA se han currado un número bien guapo. Hay inéditos de Jaime Siles, Ángel Guinda, Miguel Veyrat, Joaquín Pérez Azaústre, José Luis Rey, Andrés García Cerdán, Ana Gorría, Antonio Praena, Ben Clark, Ramon Guillem, José Iniesta, Katy Parra, David González, Sara Castelar, José Daniel García y Berta García Faet... También haikus de Susana Benet, Ricardo Virtanen y Gorka Arellano... En el apartado de traducciones, poemas de Robert Rozhdestvensky, Mircea Petean, Eugenio Montale y Hilde Domin... También una entrevista de Jorge Ortiz Robla a Marcus Versus... Además, reseñas de distintos libros y otras historias. En resumen: un número cojonudo. Podría subir el poema con el que colaboro en este número cero de CRATERA, pero paso. Considero más importante compartir contigo el poema de Hilde Domin. Antes, la portada y la contraportada, cuya ilustración es obra del también poeta Juan Carlos Mestre:






TARDE EN EL GUADALQUIVIR

Pero la felicidad.

Haz una marca en el suelo:
Aquí fui feliz.
Sin ninguna razón,
como se es feliz, sin razones.
La tarde en el Guadalquivir,
el puente a pleno sol,
tú el mismo aire oscilante,
nada sólido.

No asciendas.
La felicidad no es un aeroplano,
no tiene horario,
ni aeropuerto.
Es un enorme pájaro,
que lleva a un pequeño
en sus alas.
A alguna parte.
Esperabas en la estación equivocada.
La señal para la salida
era este año diferente.
Tal vez una nube en un charco,
una locomotora
con un ramo de flores en el pecho.
(Como el maquinista cumple años
te saluda desde el tren
con un ramilleter amarillo).

Era innecesario
dibujar pisadas en el suelo
en la pintura fresca
o en el cemento húmedo
y estampar el pie en el surco.
La huella de un difunto,
muerto hace siglos,
no te parece extraña.



Hilde Domin. 
Traducción de Gema Estudillo.

Cratera, Nº 0. Edición de la Asociación Literaria Catarroja con la colaboración de Ajuntament de Catarroja. Ilustración de cubierta: Juan Carlos Mestre.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.