Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 23 de abril de 2017

Poesía Norteamericana (74): Anne Bradstreet:








A MI ESPOSO BIENAMADO

Si alguna vez dos fueron uno solo,
esos somos nosotros.
Si a uno ama su mujer, ése eres tú.
Si una mujer feliz es por un hombre,
conmigo competid, si osáis, vosotras.
Tengo en más a tu amor que a minas de oro
y todas las riquezas del Oriente.
Tal es mi amor que no lo apagan ríos,
que sólo el galardón del tuyo anhela.
Tal es tu amor que ¿cómo lo devuelvo?
Rezo porque los cielos te compensen.
Mientras vivamos, pues, perseveremos
en el amor: que cuando no vivamos
aún vivos sigamos para siempre.



Anne Bradstreet.

Varios Autores. Poe y otros cuervos. Primeros poetas norteamericanos. Mono Azul Editora, 2012. Traducción de Antonio Rivero Taramillo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.