Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 18 de febrero de 2017

Poesía Norteamericana (55): Suji Kwock Kim:




Sitio Web de la Imagen



LABORES

Los soldados
trabajan sin parar
para construir una casa.
Martillan cuerpos
en la tierra
como clavos;
pintan las paredes
con sangre.
Adentro las puertas
quedan cerradas, tapiadas
como ojos de piedra.
Adentro las escaleras
se sienten resbalosas;
todo escalón desciende.
No hay piso:
solo un techo
en el que caen cenizas-
nieve oscura,
nieve humana,
que cae
densa, muda.
Ven, me dicen.
Esta casas durará
para siempre.
Tienes que habitarla.
Y tú y tú
y tú y tú.
Ven, me dicen.
Hay lugar
para todos.



Suji Kwock Kim.


Varios Autores. Líneas conectadas, Nueva poesía de los Estados Unidos. April Lindner Editor, 2006. Traducción de Mario Murgia Elizalde.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.