Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 16 de febrero de 2017

Poesía Norteamericana (51): Forrest Hamer:





Sitio Web de la Imagen



NARRATIVA GOLDSBORO #7

En otros tiempos un niño, especialmente un niño negro,
necesitaba ser azotado por su gente, ser enseñado
a no portarse mal, a no buscar su asesinato.
Su gente hacía esto porque amaban a sus niños.
El hombre ríe. Y los muchachos hacían cualquier cosa
para escapar de esas madrizas:
actuaban como si los estuvieran desgarrando,
hubo otros que actuaban como si fueran a morir.
Mi abuela fue la primera que me azotó,
me forzó a conseguir mis propias varas.
Si regresaba con una demasiado pequeña,
me obligaba a ir y conseguir una grande.
Y también me azotaba por eso. Ríe.
A pesar de todo, amé a esa mujer. Seguro que sí.



Forrest Hamer.


Varios Autores. Líneas conectadas, Nueva poesía de los Estados Unidos. April Lindner Editor, 2006. Traducción de Argel Corpus Guzmán.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.