Dibujo de BEGOÑA CASÁÑEZ CLEMENTE

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

lunes, 13 de febrero de 2017

Poesía Norteamericana (48): Cornelius Eady:




Sitio Web de la Imagen



LOS SUPREMOS

Nacimos para ser grises. Fuimos a la escuela,
Nos sentamos en filas, comimos pan blanco,
Miramos al piso, mucho. En la parte de atrás
De nuestra cabecita.

Un largo chillido. Hicimos lo que pudimos,
Y todo lo que podíamos hacer era
Ponernos en nuestra contra. ¡Cómo sufrieron los gordos!
Ni siquiera su alegría pudo salvarlos.

Y, luego, estaban los obsesivos,
Los aterrorizados lambiscones, los desesperadamente
Atléticos o populares. Esto, desde luego,
Fue el entrenamiento. En casa

Nuestros padres movían negativamente la cabeza y esperaban.
De la revolución industrial aprendimos
A seccionar en cuartos el reloj.
Bebimos coca y perdimos el tiempo. En la parte de atrás
De nuestra mente

Un largo chillido. En las regaderas, dimos toallazos en las nalgas,
En los bailes, no pelamos a las tímidas;
Como radar, señalamos los defectos.
Lentamente comprendimos: este iba a ser el mundo.

Nacimos siendo vendedores de seguros y secretarias,
Amas de casa y cocineros baratos,
Almacenistas y mecánicos;
Y no sería una mala vida, nos prometieron,
En un tono de voz que obligaría, a algunos de nosotros,
A alcanzar, en defensa propia, pelucas,
Lápiz labial,

Lentejuelas.



Cornelius Eady.


Varios Autores. Líneas conectadas, Nueva poesía de los Estados Unidos. April Lindner Editor, 2006. Traducción de Angel Corpus Guzmán.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.