Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 11 de febrero de 2017

Poesía Norteamericana (42): Charles Wright:





Sitio Web de la Imagen



RETORNO AL HOGAR

Me siento en el pórtico de mi padre.
Es tarde. La noche, como
un perro viejo circunda las colinas,
ansiosa por echarse. Frente
a nuestro camino los campos y árboles frutales,
setos vivos y, muy lejanas en
otro estado, las brumosas
faldas de las montañas oscurecen sin ruido. En los
rincones cercanos del patio las
flores blancas del jazmín del cabo empiezan
a irradiar luz, a volverse
ojos fríos. Dentro del cielo la
delicada, ligera Vía Láctea regresa,
juntando estrellas mientras se congrega
más densa en el oeste. Ahora
las luciérnagas, como gotas de sangre, chorrean
sobre las hojas duras de
la hiedra, sobre las campanas
de los lirios. Ahora recuerdo
por qué estoy aquí, y el ritmo
de una respiración que no es más
que la mía se percibe mientras espero
a lo que debe pasar, a la
ráfaga de alas, a tu garra oscura.



Charles Wright.


Varios Autores. Nuevas voces de Norteamérica. Plaza & Janés Editores, 1981. Traducción de Claribel Alegría y D. J. Flakoll.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.