Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 10 de febrero de 2017

Poesía Norteamericana (39): Stephen Dunn:




Sitio Web de la Imagen



EN LA HABITACIÓN

Ha estado oscuro durante tanto tiempo
que él ha empezado a ver
los hilos de luz
en esta noche de alfombras y de sillas.
Es la espléndida hora de dormir
llamada ajuste, el cabeceo
antes de cerrar los ojos.
Durante toda la semana el teléfono
ha marcado los números equivocados, exactos.
Y esas cartas han llegado
llenas de amigos que tocan la cuarentena:
el mismo párrafo de humor,
enseguida la tenebrosa lista de preocupaciones.
Él deja que la risa
burbujee desde las telarañas
de su pecho donde se rompe
y rebuzna contra las paredes.
Podría tener lava en sus hombros,
así está de cargado.
Así de capaz de destrucción.

Sin embargo, aún cree
en la etiqueta del rezo:
sólo pide ayuda
cuando sepas, secretamente, que hablas
contigo.
Y él no está seguro si le quiere hablar
a esa clase de persona,
o si existe.

Se queda quieto, mira intensamente
al pino en el rincón
arrancado de cuajo y sorprendido
de las Navidades por las que muere;
lo mira intensamente hasta que se empaña.



Stephen Dunn.

Varios Autores. Nuevas voces de Norteamérica. Plaza & Janés Editores, 1981. Traducción de Claribel Alegría y D. J. Flakoll.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.