Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 5 de enero de 2017

Fenton Johnson: Reyes:





















Sitio Web de la Imagen


REYES

Se dice que muchos reyes de Europa venderían sus coronas por un día de felicidad.
He visto un monarca que tenía la joya de la felicidad en la palma de su mano.
En Lombard Street, en Philadelphia, al caer el crepúsculo vi a un obrero
    más oscuro que un cielo sin luna. Estaba sentado sobre un trono de
    sacos de harina, dirigiendo con mano imperiosa a dos chiquillos que
    tocaban en sus guitarras el ragtime que estaba de moda.

Dios bendiga al monarca de Lombard Street en Philadelphia.



Fenton Johnson. Poesía Negra de América. Ediciones Era, México, 1976.

Traducción de José Luis González & Mónica Mansour.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.