Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

miércoles, 31 de agosto de 2016

Ritxi Poo: Trampas al solitario (y 3):







POR QUÉ NO TE HE LLAMADO

A medio escupitajo de distancia
dos policías logran
reducir a Habibi contra el suelo.
Cuatro más le requisan el top manta.

Varios gritos después
dejo atrás tu portal
y sigo andando.

Sigo andando
pero
parece
que me hundo.

A otro mar más siniestro
sobrevivió Habib
para alcanzar tu calle
- pienso como consuelo
para salir a flote.

No es por falta de ganas
de darme un chapuzón.

En tu acera, las olas
se visten de uniforme.



Ritxi Poo. Trampas al solitario. Amargord Ediciones, 2016.


Isabel Marina: Acero en los labios (1):



Llueve.
Llueve implacablemente.
Mis ojos, vacíos,
en este horizonte de clavos.
Las oscuridad me envuelve.
Y los hombres que pasan
contemplan mi desierto.







Cortezas de árbol en las manos,
este peso, este agujero
y un clamor vacío
de cuadros imposibles.

El tiempo transcurre firme
ante el río descarnado,
donde arden esas piedras
que nos marcan para siempre.

Vértigo, cristales rotos,
muñecos mecánicos.
Apenas asoman luces
en la casa abandonada.



Isabel Marina. Acero en los labios. Ediciones Camelot, 2016. Imagen de portada: Gonzalo Ramos. Imagen de contraportada: Mayra Hernández.


Poesía Nórdica (88): Lasse Söderberg (1):





Sitio Web de la Imagen



PREGUNTAS SOBRE LA HISTORIA

I

Cuando ya no queda tinta
¿se debe escribir con sangre?

¿Quién puede obligar a hablar al mejillón
o a abandonar su susurro a la caracola?

¿Es verdad que las condecoraciones
abandonan a los generales cuando mueren?

¿Y que los pájaros negros
ya no pueden orientarse sin brújula?


II

¿Es más humano el verdugo
por tener un nombre risible?

¿Llegarán alguna vez los reptiles
a ser amaestrados para desfilar?

¿Por qué no pueden las mortajas convertirse en banderas
cuando es tan frecuente lo contrario?

Y, por cierto, ¿cómo es posible que hasta el camino
que más recto se traza

presente con tanta frecuencia veleidades circulares?



Lasse Söderberg.

Varios Autores. Afinidades afectivas. Libros del Innombrable, 2002.

Traducción de Francisco J. Uriz.



martes, 30 de agosto de 2016

"La sustituta" de Caso Omiso en el II Arbeyal Rock (22-06-2016):



Caso Omiso es una banda de rock con la que, si nada se jode, voy a presentar mi nuevo libro en octubre en la primera presentación. Tienen un disco muy potente: Desórdenes emocionales. Te dejo con La sustituta:





Contra. Poesía ante la represión (y 8): Mikel Sanz Tirapu:








PANFLETO Nº 6

Sabéis que sois vosotros,

lenguas blasfemas
que abarcáis el tiempo
y adulteráis la historia.

Sois vosotros

hijos de una verdad absurda
donde mueren los sueños
a golpes de palabras
mancilladas.

Sois vosotros

que disparáis la paz
entre los ojos
cercenando las gargantas
y contagiando el sinsentido
del lenguaje.

Pero el lenguaje
es sólo lenguaje.

Y los hechos
quedarán grabados a fuego
en la memoria

como amnesia impura
de vuestras vergüenzas.

Y yo
sólo pido la palabra

porque la paz es vuestra excusa.



Mikel Sanz Tirapu.

Varios Autores. Contra. Poesía ante la represión. Coordinadora Anti Represión Región de Murcia, 2016.


Poesía Nórdica (87): Folke Isaksson:





Sitio Web de la Imagen


LAS ROPAS DEL POETA

Me enseñó el traje gris,
cuidadosamente doblado

Durante diez meses había llevado esa prenda
Cuando lo soltaron,
sacó clandestinamente el traje de preso

También había logrado sacar de contrabando la libertad

Aunque su país era una cárcel
aunque los carceleros hacían ruido con las llaves,
de manera que taponaban los oídos a millones de personas,
se había liberado de la habitación cerrada
donde los muros penetran en los pulmones,
y el crujido de grava y arena hacen las voces broncas

Entonces se empadronó contra el mundo
con su confianza y desesperación

Había una estrategia para la continuación de la resistencia
Lo esencial era mantenerse incorruptible:
mantenerse erguido,
no vacilar
bajo la doble carga de la obligación y de la ira

Conservar en la lucha contra las traicioneras consignas,
como antes contra el guante de hierro y el látigo,
la llave resplandeciente de la sonrisa,
ese objeto con el que se puede abrir
la puerta de la verdadera libertad



Folke Isaksson.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


domingo, 28 de agosto de 2016

Poesía Nórdica (86): Lars Forssell (y 2):





Sitio Web de la Imagen



GÖSTA OSWALD

Alguien, un poeta, muere joven.
           Es como cuando se va de este mundo un buscador de tesoros
llevándose el mapa secreto en la cabeza.
           Pero ¡qué fructífero pensamiento imaginar que cuando un día
el mar deje este mundo el fondo quedará cubierto de tesoros!



Lars Forssell.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.



sábado, 27 de agosto de 2016

Ritxi Poo: Trampas al solitario (2):








LUZ MUERTA

Mirando a las estrellas me pregunto
si al igual que su luz nos alumbra
después de extinguirse,
también esto que escribo
alcanzará tus ojos
algún día,
si aún te alumbrará
con su luz muerta.



Ritxi Poo. Trampas al solitario. Amargord Ediciones, 2016.

Contra. Poesía ante la represión (7): Enrique Falcón:










LAURA DESDE LUEGO

Laura Gómez quema cajas de cartón, billetes falsos y papel moneda
frente al edificio de la Bolsa en Barcelona.

Los Mossos d`Esquadra la detienen
en el curso de una jornada de lucha y huelga general.

Delito de coacciones desorden público
incendio subsidiario con daños relativo
siempre contra los derechos fundamentales

-aquellos que han olvidado decir
que en el parque de las Bolsas
también los hombres se vuelven hogueras.

Alteración, en fin, de la normalidad de la vida
tal como la establece el Diseño Financiero.

Laura desde luego
ingresa en prisión sin fianza:
hay un riesgo, infinitesimal, de que se dé a la fuga.

Laura es
secretaria de organización en mi sindicato,
ese que dice que "si nos tocan a uno, nos tocan a todos".

Desde el otro lado,
el Ministerio del Interior confirma a media tarde
que la jornada se ha desarrollado con pocos incidentes
y que solo han sido detenidos
58 ciudadanos en todo el país.

Malos tiempos para las cajas de cartón,
para los billetes falsos y el papel moneda.

Para Laura desde luego,

y quizá para nosotros.



Enrique Falcón.


Varios Autores. Contra. Poesía ante la represión. Coordinadora Anti Represión  Región de Murcia, 2016.


Poesía Nórdica (85): Lars Forssell (1):





Sitio Web de la Imagen



Si el amor no correspondido
en los ojos de ella
fuese cobre

y la felicidad inexistente
fuese mármol o granito

Entonces yo sé de un escultor
que a golpes de martillo y cincel
podría convertir
el amor no correspondido
y la felicidad inexistente
es amor y felicidad

Pero no es así
Los ojos de ella no son cobre ni granito
sino dolor
Entonces, ¿de qué sirve el trabajo del escultor?



Lars Forssell.

Varios Autores. Afinidades afectivas. Libros del Innombrable, 2002.

Traducción de Francisco J. Uriz.


viernes, 26 de agosto de 2016

Encuentro con Nicolás Capelo: Sábado 27, 20h, Café Trisquel:



Mañana, a las ocho de la tarde, en el Café Trisquel, habrá un encuentro con el músico y poeta Nicolás Capelo, en el que colaboramos varios poetas, a saber: Ana Lamela, Julia Navas Moreno, Belén Sánchez, Montse Moon y un servidor. Espero que te animes a pasar por allí. Lo pasaremos guay. Te dejo con el cartel:














María Sotomayor: La paciencia de los árboles (y 3):



Un árbol
es el viento que me mueve






La calma son bombillas encendidas
en los márgenes del camino
y no hay prisa en las calles
amamos y nos apartamos por un momento
porque los niños han dejado de dormir en la boca de dios
saben que las guerras sí existen
y encender cerillas dificulta el volver a casa



María Sotomayor. La paciencia de los árboles. letour1987, 2ª edición, marzo de 2016.




Poesía Nórdica (84): Östen Sjöstrand:





Sitio Web de la Imagen



MADRIGAL

Llegó la noche, y la enfermedad me golpeó con su silencio,
me paralizó un ojo y un pie,
sí, me paralizó un ojo y un pie.

El Médico llegó y el Médico me dijo:
para esta noche no hay remedio,
no hay remedio.

El amor llegó, y el amor me dijo:
la noche puede ocultar tu esencia, tu raíz
pero no puede ocultar una chispa

esa chispa vive en tu más íntimo rincón
y arde, fuera de la noche.



Östen Sjöstrand.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.

jueves, 25 de agosto de 2016

Contra. Poesía ante la represión (6): Isabel Rivas Etxaniz:








CÍRCULOS

Me miro en tus ojos y
veo una mujer maltrecha
que mira a un hombre ahora desconocido
que mira a una mujer maltrecha
que mira a un hombre ahora desconocido
que mira a una mujer maltrecha
que se mira en
tus ojos
             impasibles
que se clavan en mi cerebro
que ordena a mi estómago
que vomite la pena
que me traba el corazón
que huye de ti
que nunca cierras
tus ojos
            impasibles.



Isabel Rivas Etxaniz.


Varios Autores. Contra. Poesía ante la represión. Coordinadora Anti Represión Región de Murcia, 2016.


Ritxi Poo: Trampas al solitario (1):



VICIADA PRESBICIA

No es el miedo a ver sino
cansancio de mirar
y no ver nada,
me comentó borracho.






MINUTO DE SILENCIO

Guardemos un rotundo
minuto de silencio por las vícitmas
del Airbus A Tres Ciento Veinte
porque esta vez
podríamos
haber sido nosotros.

Guardemos un inútil
minuto de silencio
frente al espejo exánime
de nuestra vida fácil.

Si hiciéramos lo mismo
por todos los que estallan
olvidados
para siempre,
tendríamos que estar
callados de seguido.



Ritxi Poo. Trampas al solitario. Amargord Ediciones, 2016. Del prólogo: Ana Pérez Cañamares.


Poesía Nórdica (83): Elsa Grave:





Sitio Web de la Imagen



Duro es el hombre
que aguanta su propia vida
y su propia muerte
Duro es el hombre
que nunca llega al límite
de lo insoportable

Lo repugnante
nunca basta para su asco
la muerte no basta
para que deje de matar
Grande es el hombre
y cruel en su fuerza
para soportar su propia vida



Elsa Grave.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.

miércoles, 24 de agosto de 2016

María Sotomayor: La paciencia de los árboles (2):








Volveremos a estar juntas
para hablar de nuevo con estas voces nuestras
de carne y estómago
y no con los demonios de tus noches
de esas noches tuyas de pájaros en las caderas

cuando volvamos                nosotras
a estar juntas y prender el verde
y el fuego para calentar la leche
y a oscuras sentarnos para toquetearnos los bordes
para ser negras, para beber de las manos
como insectos salvajes de nuestro lado más temible

alzaremos el cuello para contar los aros
en ese instante sublime
de olvidar la palabra que utilizaron para nombrarnos



María Sotomayor. La paciencia de los árboles. letour1987, 2ª edición, marzo 2016.


Poesía Nórdica (82): Werner Aspenström (y 2):




Sitio Web de la Imagen



AMOR

Ella se preguntaba si podía acariciar al difunto.
La enfermera le dijo que sí que podía.
¿No se envenenaba una de cadáver?
No, no se envenenaba.
Habían estado viendo una reposición en la tele,
él había tratado de hacer una profunda aspiración
y entonces había... ocurrido.
Lo ideal sería que nos fuésemos juntos, los dos,
habían dicho muchas veces.
Ahora quedaba allí sola
como una rebanada de pan olvidada en el tostador.
Usted, enfermera, ¿me entiende?
La entiendo.
¿Tal vez podría lavarme la mano después?
Claro que podría.
Pero no es necesario ¿verdad?
No, no es necesario.
Entonces voy a acariciarlo, sí, al difunto.



Werner Aspenström. 

Varios Autores. Afinidades afectivas. Libros del Innombrable, 2002.

Traducción de Francisco J. Uriz.




martes, 23 de agosto de 2016

Contra. Poesía ante la represión (5): Siobhan Mac Mahon:







QUIÉN RECORDARÁ

Si nuestras vidas se colapsan
de trastos obligatorios
de ruido implacable que reza
al ídolo del consumo,
¿cómo podremos oír
el Aliento Sagrado que nos cruza en silencio?

Y si el aire se coagula
con veneno corrosivo
que agujerea hasta la falda de los cielos,
¿cómo respirarán nuestros niños?

Y si derribamos vigorosos árboles
desgarrando sus almas,
suicidando nuestra conexión.
¿cómo escucharemos
el canto del viento
en sus brazos ancianos?
¿Quién nos sujetará las raíces
a nuestra tierra?

Y si enviamos a nuestros hombres a la guerra
armándolos de odio inflamatorio
pateando con nuestras ruines botas
el templo santo
del dios de otros hombres.
¿quiénes engendrarán nuestras criaturas
y les hablarán de amor?

Y si violamos a nuestras mujeres,
usurpando la belleza salvaje
de sus almas,
¿quién nos llevará a la luna final
del gozo sereno
que alumbra cuerpos que tiemblan?

Y si amputamos bailarines,
cegamos visionarios
y encarcelamos poetas,
acallando su cantar descamisado
y domando su dulce éxtasis,
¿quién nos recordará
en camino de vuelta al Origen?

¿Quién nos recordará
el camino de vuelta al Origen?



Siobjan Mac Mahon.

Varios Autores. Contra. Poesía ante la represión. Coordinadora Anti Represión Región de Murcia, 2016. 

Traducción de Antonio Martínez Arboleda.


Poesía Nórdica (81): Werner Aspenström (1):






Sitio Web de la Imagen



EL LIBERADOR VIVE

En el sitio libre que ha dejado el Padre
hay aparcado un Mercedes.
El vacío de la Madre en la cocina
lo ocupa un congelador.
Sillones giratorios sustituyen
a Hermanos y Hermanas.
La moqueta:
Hierba.
La luz de la lámpara de lectura ilumina
más adecuadamente que la del Sol.
A voz en grito la Radio acalla las voces.
La televisión muestra imágenes del Mundo.

Por fin libre.
Tu ombligo es una herida cicatrizada.



Werner Aspenström.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.




lunes, 22 de agosto de 2016

María Sotomayor: La paciencia de los árboles (1):




Tienes el sabor de los ojos cuando se cierran
un viento tranquilo en las manos
que habla todavía de niñas grandes
masticando los tallos y sonrojando la flor






Yo sabía antes de nacer
que en tu casa
el verde tenía que verse nítido
aunque lo cambie todo de sitio

el verde, los campos enteros
y desde arriba
donde la cama balbucea los nombres
me acuesto contigo
dibujándote coronas en las pestañas
mi cara enfadada sentada frente a la iglesia
para repetir tu nombre en voz alta
una vez, dos, tres veces
en voz alta y con todas las voces de la tierra

hasta que el verde regresa y nos empuja
a recordarnos en el árbol que nos crece
de puntillas y en el recodo de las rodillas



María Sotomayor. La paciencia de los árboles. letour1987, 2ª edición, marzo 2016. Epílogo: Luna Miguel. Imágenes: Dara Scully. Diseño: Marcus Versus.

domingo, 21 de agosto de 2016

Poesía Nórdica (80): Maria Wine (y 2):








Impotente es el hombre
condenado de antemano
y sin embargo tiene que recorrer su vida
y elegir su camino
elegir entre la profundidad insondable de la oscuridad
y el espacio incomensurable de la luz:
la oscuridad que nos atrae con su aniquilamiento
la luz que nos hiere con su verdad
Impotente es el hombre frente al hombre
crucificado por las posibilidades de las encrucijadas
se detiene
Con la guadaña de la duda en la mano
no mato lo malo
ni abre camino
hacia la luz
¡La duda es la maldición del hombre!



María Wine.

Varios Autores. Afinidades efectivas. Libros del Innombrable, 2002.

Traducción de Francisco J. Uriz.


sábado, 20 de agosto de 2016

Contra. Poesía ante la represión (3): Marcos Ana:







HABLARÉ POR VOSOTROS

Hablaré por vosotros.
Excavaré con mi palabra hasta encontraros
en las sangrantes raíces sumergidas
de vuestros corazones enterrados.
Hablaré por vosotros.
Reconstruiré la voz de vuestros labios,
su semilla final, la de aquel grito
constelado de estrellas y balazos.
Hablaré por vosotros.
Y extenderé el secreto que os dejaron
en la oquedad terrible de los ojos
la voz estremecida de los astros.
Hablaré por vosotros.
Jamás olvidaré aquellas madrugadas,
los últimos abrazos, las gargantas
de vuestra dignidad amordazadas.



Marcos Ana.

Varios Autores. Contra. Poesía ante la represión. Coordinadora Anti Represión Región de Murcia, 2016. 


Poesía Nórdica (79): María Wine (1):




Sitio Web de la Imagen


Ámame
pero no te acerques demasiado
deja espacio para que el amor
se ría de su felicidad
deja siempre que un fuego de mi rubio cabello
sea libre



María Wine.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


viernes, 19 de agosto de 2016

María Guivernau: Más de cien pasos de baile (y 3):



FRÍO

Hace un frío
de esconderme en tu piel,
de refugiarme en tu pecho,
y contarle los latidos
hasta caer dormida.
Hace un frío
de enredarme en tu lengua,
de abrazarte con mis piernas,
de hacer hoguera
con mi fuego y tu deseo.
Hace un frío
de tenerte aquí,
conmigo, en mí,
y no estar extrañándote
bajo tres mantas.
Hace frío. Mucho. Frío.
Sin ti.







EL CIGARRO DE DESPUÉS

Has dejado el colchón
vacío de ti y lleno de recuerdos.
Lo he sacudido en vano,
te apareces en sueños.
Intenté dormir sobre tu sombra
pero no se amolda mi piel
a la forma de tu cuerpo.
Me he fumado sola
el cigarro de después.
En mi insomnio escribo
y sueño despierta,
dibujo versos incompletos...
A veces te traigo conmigo.
Y no sé ya si eres tú
o la ilusión que inventé.
Tan intermitente, tan difuso,
tan lejos cada vez...
Has dejado el colchón vacío,
el corazón maltrecho,
los sueños rotos,
las fotografías llenas,
los ojos secos...
Conseguiré uno nuevo.
- "¿Un corazón?".
No... Un colchón.
Y me vuelvo a fumar sola
el cigarro de después.



María Guivernau. Más de cien pasos de baile. Saudade Poesía, 2015.


Contra. Poesía ante la represión (2): Patricia Heras:







PSICOPATOLOGÍA DEL DELIRIO

No me acostumbro al dolor,
ni al pálpito angustioso del circular de mi sangre
o al entrecortado boqueo que desnutre mis pulmones.

No me acostumbro al dolor,
ni al opresor rigor mortis de mi cadáver aún con vida.

Mi reino está inerme y vencido, envenenado
como todo mi ser,
que se retuerce indefenso ante el cruel ataque
de una absurda realidad,
un sueño de humo, fatuo,
un ojo ciego,
un sufrimiento largo y lento, en vano.

Me entierro en vida y amargas pesadillas me impiden morir,
me abofetea la rabia, se alimenta de sí misma,
me hiere de humillación, me mira soberbia
para escupirme a la cara una culpa que me pertenece,
inhumada por mi propio miedo.

Me sé vencida.



Patricia Heras.

Varios Autores. Contra. Poesía ante la represión. Coordinadora Anti Represión Región de Murcia, abril de 2016.


Poesía Nórdica (78): Karl Vennberg:





Sitio Web de la Imagen



TIENES QUE DEFENDER TU VIDA

En lo más profundo de las tinieblas
tienes que defender tu vida.
En lo más profundo de las tinieblas
allí donde la savia rezuma
del tronco cortado
la sombra del terror
te roza la cadera
y tú pides a la mariposa y al musgo
que te salven por amor
del misericordioso corazón de Dios,
en lo más profundo de las tinieblas
tienes que defender tu vida.

En lo más profundo del fuego
tienes que defender tu vida.
Allí donde se levantan las visiones
sólo para caer chisporroteando,
se derrumban los caballos blancos
y los dolores te tienden trampas;
en lo más profundo del fuego
donde se ataja el susurrante vuelo
y muere el roano caído,
en lo más profundo del fuego
tienes que defender tu vida.

En lo más profundo del abismo
tienes que defender tu vida.
Allí donde se ciñe la superficie del mar
como un sudario de seda
en torno a los rayos mortecinos de la luz del día,
entre rejas y urnas
donde el frío glacial saca estrujándolos
el oído de tu oreja
la vista de tu ojo,
en lo más profundo del abismo
tienes que defender tu vida.

En lo más profundo del abismo,
en lo más profundo del fuego.
Eres parte de las tinieblas
y de la flor otoñal de los mares,
eres parte del fuego y del roano
caído de la primavera,
pero hasta en la línea de la muerte
la exigencia es una
y una la elección:
tú mismo tinieblas, fuego y abismo
tienes que defender tu vida;
en el abismo, el fuego y las tinieblas
junto al dolor rezuman
del tronco cortado
tienes que
defender tu vida.



Karl Vennberg. 

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


jueves, 18 de agosto de 2016

Contra. Poesía ante la represión (1): Nómina de poetas + Carmen del Río Bravo:



La nómina de poetas de esta antología, Contra. Poesía ante la represión, es una pasada:

Begoña Abad, Rosana Acquaroni, Santiago Aguaded Landero, Ferran Alsa-Pàmpols, Nieves Álvarez, Marcos Ana, Ginés Aniorte, Emilio Arnao, Amparo Arróspide, Adrián Ballester Cerezo, Fernando Barbero Carrasco, David Benedicte, Rocío Biedma, José Bocanegra, Gsús Bonilla, Isabel Bono, Juliám Borao, Ángel Calle, Dori Campos, Juan Campoy Navarro, Francisco Carrascal, Pedro Casamayor Rivas, Vega Cerezo, Juan Antonio Correa, Antonio Crespo Massieu, Silvia Cueva-Morales, Lulu Dajlala, Amina Damerdji, Isabel de Toro, Carmen del Río Bravo, Suso Díaz, Carlos Egio, J. A. Enrique Jiménez, Enrique Falcón, Francisco Fenol, Mª José Fernández Sánchez, Julio Fernández, Patricia Fernández, Aurelio Ferrer i Guardia, Laura Fjäder, Joan Font, F. Fortuny De Los, Lucy Galván-Trejo, José María García Linares, Isabel García, Alberto García-Teresa, Paco Gómez, Emilio Pedro Gómez, Emilio González Martónez, David González, Manuel González, Bárbara Grande, Carlos Guerrero, Patricia Heras, Sergio Hernández Corral, Rufino Fernández, Isabel S. Hidalgo, Eva Hiernaux, Robin Ouzman Hislop, J. Gabriel Jiménez Cibrián, Bruno Jordán, Denise Longoria, Milagros López, Elsa López, Enric Luna, Inma Luna, Luis Luna, Siobhan Mac Mahon, Mª Ángeles Maeso, Jorge Maíz Chacón, Antonio Marín Albalate, J. A. Martínez Muñoz, Tony Martin-Woods, Joan Masip, Teresa Mateo, Nicolás Melini, Féliz Menkar, Juan Carlos Mestre, Isabel Miguel, Sebastián Mondéjar, Ana Montojo, Iosu Moracho Cortés, Cristina Morano, Marta Navarro, Carlos S. Olmo Bau, Antonio Orihuela, Ángel Padilla, Katy Parra, Manuelle Parra, Alfonso Paso, Zakary paine, Soren Peñalver, Ana Pérez Cañamares, Isabel Pérez Montalbán, Lupita Pérez, Diana Piorno, Carmen Piqueras, Joaquín Piqueras, Ritxi Poo, Esther Purón, Raúl Quinto, Iván Rafael, Luis Ramos de la Torre, Patricio Rascón, Antonio Revert Lázaro, Jorge Riechmann, Isabel Rivas Etxániz, David Eloy Rodríguez, Mª Elena Rodríguez, Isabel Romera, Nuria Ruiz de Viñaspre, Alejandro Ruiz Morillas, Andrés Salom, José Ramón San Juan, Conrado Santamaría, Mikel Sanz Tirapu, Aurora Saura, Javier Seco Goñi, Alberto Soler, Antonio Soto Alcón, Nacho Tajahuerce, David Trashumante, Andrea Uña Barrientos, Mª José Valenzuela, Miguel Ángel Vázquez, Pilar Verdú del Campo, Amaia Villa, Juan Francisco Vivo Díaz, Felipe Zapico Alonso, Graciela Zárate Carrió, Ibon Zubieta Martín y Zythos.







RELIGIONES


I

Velas quemando mi vientre
ara y víctima y verduga
sólo no soy el oficiante.

II

Iba a iglesias
Amaba el aire consolador de su liturgia
                            y sus rituales
ese modo áspero de ayudar a enfrentar el mundo
                            reglas y manuales de instrucciones.

Iba a iglesias
Coincidí con gent que más que pertenecer las ocupaba
su iglesia era un lugar de estar.

Iba a iglesias
Empecé
a conocer el mal que yo encarno
mis cabellos enredaban
                          -ni pecho ni caderas-

iba a iglesias
¡A veces ser el mal excita!
                         dar de comer al malditismo deseado
A veces me ahogaba la ira
                         Si él era el que miró
                        ¿eran culpables todas las pastelerías?
La culpa, puta culpa
                        Plegándome.

Busqué iglesias
Cada vez más hombre cada vez más antiguas
Que me odiaran más
                        Sólo por ser.

Un día mi carne rechazada
obró el milagro
                       -mi mente ya sabía impotente-:
El calor del vientre era espontáneo
Si era mala, era mala.

Voy a iglesias
No hay que olvidar quién eres
                       de dónde vienes
Ni dejar de disfrutar la belleza
                       porque ellos la usurparan.


III

¿No habrá una iglesia sola que me quiera?
que vea en mí la fuente de la vida
y un lado del placer
¿No habrá una sola iglesia
                      que me folle bien?


IV

No me quieren
me temen
coño destino
los mismos que me nombran
virgen
coño origen.



Carmen del Río Bravo.

Varios Autores. Contra. Poesía ante la represión. Coordinadora Anti Represión Región de Murcia, abril de 2016. Diseño y maquetación: Cristina Morano. Poema de portada: Patricia Heras.


Jack Kerouac: Maggie Cassidy (y 2):



    La abracé durante mucho tiempo, incluso cuando quiso dejarlo ya. Me di cuenta que lo había hecho por capricho. Me quería. También pienso que los dos nos asustamos más tarde cuando manteníamos un beso durante treinta y cinco minutos y se nos agarrotaban los músculos de los labios y resultaba doloroso seguir -pero de algún modo se suponía que teníamos que hacer aquello, y lo que decía todo el mundo, los demás chavales, Maggie y todas las demás, "darse el lote" en las fiestas de patines y de post office y en los porches después de los bailes, habían aprendido que eso era lo que había que hacer- y lo hacían a pesar de lo que sintieran al respecto personalmente-el miedo al mundo, niños aferrados a lo que creen que es un beso maduro, seguro (complicado y adulto)-sin comprender el goce y la reverencia personal-Solo más tarde se aprende a apoyar la cabeza en el regazo de Dios, y a reposar en el amor. Algún gigantesco impulso sexual subyacía a aquellos largos y fútiles besuqueos, a veces nuestros dientes rechinaban, nos ardía la boca por el intercambio de saliva, nos salían ampollas en los labios, nos sangraban, se nos agrietaban- Teníamos miedo.






    La primavera sopla atravesando mi nariz, mi etéreo cerebro-La llamada del ferrocarril está encajada como un hawdaj sobre el horizonte. Ella inclina la cabeza hacia mí- "Así que en realidad no te conviene mezclarte con alguien como yo... Puede que ahora creas que sí pero yo no creo... que... funciones" Yo no daba crédito, me limitaba a quedarme por ahí para darnos el lote un poco más. Increíblemente lúgubre mi visión de la vida y del cementerio. Maggie piensa que no soy más que un bobo del pensamiento despistado que intenta recordar lo que iba a decir. Tengo tres cosas distintas a las que atender en la organización de mi mente con los vasos cayendo y encajando en su lugar y la puerta de la caja fuerte se abre lentamente tan lentamente que tarda toda una vida-además al ver que ahora no me querría, me pasaba el tiempo regateando sobre si debería ir a verla o no. Ella se limitaba a quedarse sentada por ahí y le daba igual.



Jack Kerouac. Maggie Cassidy. Contraediciones, julio de 2016. Traducción de Federico Corriente.


Poesía Nórdica (77): Erik Lindegren (1):





Sitio Web de la Imagen



DEDICATORIA

Pensar en ti es como la rauida huida de la sombra de la nube
                                       por la llanura
               inesperada conexión entre el cielo y la tierra
descansado viaje de la mirada hacia más allá de los horizontes
delicioso recordatorio chispeante sobre la brevedad de la vida.



Erik Lindegren.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.



miércoles, 17 de agosto de 2016

María Guivernau: Más de cien pasos de baile (2):



CUERDAS

Me desligo.
Deshago nudos.
Paciente. Uno tras otro.
Ya apenas quedan lazos.
Y en cada nudo te vas un poco.
Te deshaces.
Y en cada nudo respiro más profundo.
Y pesa menos el lastre.
Más ligera.
Desapego.
Lo intento.
Me ayudas. A tijeretazos.
A puñaladas.
Y en cada herida, un recuerdo.
Y en cada lágrima, una cicatriz.
Es más sencillo así.
Que se deshagan las ataduras.
Coge tu cordel.
Yo estiro el mío
para borrar las marcas.







COLLAR DE CUENTOS

Me estoy haciendo un collar
de cuentos,
de aquellos que inventabas
para dormirme cada noche,
de aquellos que me creía
y que llenaban mis sueños.
He desempolvado uno a uno
los abalorios de colores:
Rojo, pasión, sangre, latido.
Verde, mirada, esperanza, vida.
Azul, océano, calma, cielo.
Amarillo, luz, calor, sol.
Naranja, risas, fiesta, euforia.
Morado, luna, sosiego, sueños.
Brillantes. Mágicos.
Demasiado bellos
como para condenarlos a vivir colgados del cuello.
Los he lanzado al cielo,
bajo lluvia de tormenta,
para que se vuelvan arcoiris.
Y, cada vez que asome,
recordar que hubo un tiempo
en el que creí que los sueños
podían hacerse realidad.



María Guivernau. Más de cien pasos de baile. Saudade Poesía, 2015.



Poesía Nórdica (76): Johannes Edfelt:





Sitio Web de la Imagen



ROJO ORÍN SE YERGUE EL ARCE

Rojo orín se yergue el arce. Habla. Di la palabra, la única que ayuda,
antes de que el bloque de silencio abovede su noche ártica.
Rojo orín se yergue el arce. Oh, antes de que el corazón y la lengua
         se paralicen,
dime la palabra que abre una brecha profunda en el muro
         de nuestro cautiverio.



Johannes Edfelt.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


martes, 16 de agosto de 2016

Jack Kerouac: Maggie Cassidy (1):



Esta es la portada, con sobrecubierta, de Maggie Cassidy, novela de Jack Kerouac:





"¡MA-GGIE!", gritan los niños bajo el puente del ferrocarril donde han estado nadando. El tren de mercancías sigue retumbando a lo largo de más de cien vagones, la locomotora arrojó su resplandor sobre pequeños bañistas blancos, caballitos nocturnos de Picasso mientras mi alma, densa y trágica en la penumbra, llega en busca de lo que había sido y desapareció, extraviado, perdido por un sendero -la penumbra del amor. Maggie, la chica a la que quise.



Y esta es la portada, sin la sobrecubierta:






ESTABA nerviosa, sentía curiosidad, ganas de cotillear, era femenina: al mismo tiempo de pronto me acariciaba, digamos, en esta fase tan temprana, la corbata, para ajustarla; o para echarme atrás el pelo sin peinar; algo maternal, veloz, triste. Aquella noche me clavé las uñas en la carne al cerrar los puños pensando en ella. Porque, recién madurada, su carne rebosaba y estaba firme bajo el lustroso cinturón de su vestido; su boca formaba un mohín tierno, rico, rojo, sus rizos negros adornaban a veces el ceño suave como la nieve; sus labios desprendían auras rosadas que insinuaban toda su salud y alegría, diecisiete años tenía. Se apoyaba sobre una pierna con la pereza de un gato español, una Carmen española; se volvía lanzando cabello fecundo en fugaces miradas sagaces y como de disculpa; ella misma enjoyada en el espejo; yo miraba con cara de póker por encima de su cabeza para pensar en otras cosas.



Y esta es la contraportada sin la sobrecubierta:





Jack Kerouac. Maggie Cassidy. Contraediciones, Julio de 2016. De la traducción, Federico Corriente. De la foto de Jack Kerouac de la contraportada: Allen Ginsberg. De la foto de cubierta: Getty Images.



Sofía Castañón: Canción infantil para el éxodo:


Antes de ayer, mi colega el pintor Víctor Huerga me regaló una hoja fotocopiada por las dos caras: en una un relato del propio Víctor y en la otra un poema de Sofía Castañón, el que puedes leer debajo de la fotografía:



Sitio Web de la Imagen



CANCIÓN INFANTIL PARA EL ÉXODO

Las niñas bonitas no pagan dinero.

El barquero da vueltas a una comba.
Nadie salta.
Al otro lado de la cuerda-océano
un tipo sin rostro se llama Europa.
Tiene las piernas hinchadas.

Lo único que poseo es este cuerpo.
¿Cuánta sed tiene vuestro miedo?

Hay bañistas mirando en la orilla.
Deslizan por la boca
bolsas de moneda en curso.
Su botox y su suerte los mantienen a flote.

Las niñas bonitas pagan con el cuerpo
que se hunde. Beben tanta agua de mar
que resurgen como balones de playa.

¿Quién dice qué niña es bonita?
¿Quién dice qué cosa es el dinero?

Los cuerpos mojados van llegando.
El barquero da vueltas a una comba.
Nadie canta.



Sofía Castañón.

Poesía Nórdica (75): Karin Boye:





Sitio Web de la Imagen


PEDÍ UNA COSA

Pedí una cosa
profunda seriedad
-lo que fue la muerte de muchos-.
Pero pedí todavía una cosa más,
una que sólo se les concede a los fuertes:
el mutismo del corazón.



Karin Boye.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.




lunes, 15 de agosto de 2016

Réjean Ducharme: El valle de los avasallados (y 4):




SOY LIBRE. Mi voluntad está en mi mente. Nadie puede verla, oírla ni tocarla. Nadie salvo yo puede actuar sobre mi voluntad.






TODOS LOS DIOSES son de la misma raza, de una raza que se ha desarrollado dentro del mal que tiene el hombre en el alma, como los bacilos dentro de un chancro. Luchar por una patria es luchar por una cuna y un ataúd, es ridículo y falso, eso huele a excusa podrida. El único combate con lógica es un combate contra todos. Ese es mi combate.



Réjean Ducharme. El valle de los avasallados. Ediciones Doctor Domaverso, 2009.



María Guivernau: Más de cien pasos de baile (1):



TRAUMA SEVERO

De tanto escucharte que todo estaba muerto he
llegado a creérmelo.
A pesar de dejarme la piel en amarte,
a pesar de la lucha constante,
a pesar de quedarme sin respiración cada vez que
hacíamos el amor...
Me duele hasta el último poro.
Se me han secado los ojos.
Tengo un trauma severo en el corazón...







PIES DESCALZOS

Dejó de sonar la música
y un silencio atronador
lo inundó todo.
Pero los pies descalzos
continuaban danzando
sobre los pedazos del alma rota.
Sangrando y bailando en el silencio,
como si al no cesar la danza
el dolor fuera a menos.
La garganta, rasgada,
trató en vano de repetir el canto.
Sól fue un sollozo ahogado
lo que salió de sus labios.
Cerró los ojos
y al abrirlos
un torrente de agua y sal
resbaló sobre su pecho.
Sollozos.
Los pies, incansables,
bailando para el vacío,
en el silencio.



María Guivernau. Más de cien pasos de baile. Saudade Poesía, 2015. Prólogo: César Ulla. Epílogo: Rodolfo Serrano y la Chica Metáfora.


Poesía Nórdica (74): Hjalmar Gullberg (y 2):





Sitio Web de la Imagen



PIENSO MARCHARME A UN LARGO VIAJE

Pienso marcharme a un largo viaje,
probablemente tardaremos mucho en volvernos a ver.
No es una decisión precipitada, he ido madurando el plan durante mucho tiempo,
aunque no he podido hablar abiertamente hasta ahora.

He arreglado gran cantidad de detalles relacionados con el viaje,
he preparado todo excepto el itinerario mismo:
adónde me llevará finalmente, eso trataré de ir descubriendo poco a poco.
Me marcho a buscar algo en mí mismo que nunca encontré aquí.

Parece que me llaman de la lejanía, allí quiero ir.
Me creo capaz de afrontar un buen número de dificultades para llegar a mi meta.
Siento un gran alivio en el corazón, se me ha quitado el gran peso
que me oprimía el pecho.

Es como si una gran alegría me estuviese esperando en alguna parte.



Hjalmar Gullberg.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


domingo, 14 de agosto de 2016

L7: slap-happy:







Las L7 son una de mis bandas de rock favoritas. No es que me encanten, es que me chiflan. La voz de Donita me vuelve loco. El caso es que tengo, en CD, todos sus discos. Desde esta tarde los tengo todos. Pues este slap-happy, del año 1999, no lo tenía. Ni siquiera sabía que existía. Pero hoy, rabilando en el iTunes, lo vi y, joder, mejor no puede terminar una semana que yo tildaría, por distintos motivos,  de fabulosa. Así que la despido con este tema Crackpot Baby:






Y a partir de mañana, tendremos por aquí a Jack Kerouac y su Maggie Cassidy. También a la poeta María Guivernau y sus Más de cien pasos de baile.  Contaremos con Felipe Zapico Alonso y su poemario Ser plomo. Y con Rubén Figaredo y El auge de la decadencia. Terminamos con Réjean Ducharme y El valle de los avasallados. Y, por supuesto, sigue la serie dedicada a la Poesía Nórdica, con poetas como Karin Boye, Johannes Edfelt, Erik Lindegren, Karl Vennberg... Y si me da tiempo alguna, espero,  sorpresa más, que tampoco te lo voy a contar todo, ni tampoco yo lo sé todo :-) 



Eduardo Bravo Domínguez: Nada es inocente (y 3):









CUANDO ENTONCES, Y AHORA

Hasta los veinte años,
mi vida, aunque angustiosa,
fue una línea recta.

Luego, a partir de ahí,
mi vida se tornó
en curvas violentas,
como serpientes del mal.

Y yo intentaba liberarme.
Y yo intentaba liberarme.
Más no podía.

Por ciencia, Dios o por fortuna
logré abrir la jaula,
y, aunque, con torpeza, al menos vuelo.

El secreto de la vida está
en no quedarse
en una de esas
curvas peligrosas.

Veo próxima,
en la que posarme,
la rama de la alegría.


Eduardo Bravo Domínguez. Nada es inocente. Canalla Ediciones, 2016.


Poesía Nórdica (73): Halmar Gullberg (1):









BORRACHERA LUNAR

La luna no tiene pies
allí donde rueda por espacios desolados.

Le gritamos dragando en el río,
pero estos amarillos sólo entienden chino.

La luna no tiene boca,
sin embargo bebe ávidamente todo.

Se la solía ver antaño, durante la dinastía Song,
junto con gentes alcoholizadas.

Un poeta en una barca puede confundir
la luna y su reflejo.

Li Po cayó patas arriba y se hundió
cuando la abrazó en el río.

La luna no tiene ojos
pero la noche está llena de sus lágrimas.



Halmar Gullberg.

Varios Autores. Afinidades afectivas. Libros del Innombrable, 2002.

Traducción de Francisco J. Uriz.


sábado, 13 de agosto de 2016

PJ Harvey: The Hope Six Demolition Proyet: The Wheel:




Esta tía, PJ Harvey, nunca falla. Y su último trabajo, The Hope Six Demolition Proyect, es una auténtica puta gozada, desde el primer tema The Community of Hope hasta el último Dollar, dollar, pasando por este The Wheel:





Y eso. Que nada. Feliz Sábado Noche :-) 



Eduardo Bravo Domínguez: Nada es inocente (2):



ESPERANZA

Esperanza
es no creer
en los barrotes
de la cárcel
que es la vida.

Esperanza
es soñar
con el paisaje
tras los barrotes
de la cárcel.

Esperanza
es verse fuera.

Esperanza
es amarte.







VERANO

Hay una chica
que me quiere.
Qué le vamos a hacer.
Es verano
en la ciudad.
Cargados
de gente buena
los tranvías
van y vienen.
Cada uno con su historia,
y  yo te cuento la mía.
Que hay una chica
que me quiere.

y yo,
qué le voy a hacer,
pues que me dejo querer.



Eduardo Bravo Domínguez. Nada es inocente. Canalla Ediciones, 2016.



Pooesía Nórdica (72): Gunnar Ekelöf (y 2):





Sufrir es difícil.
Sufrir sin amar es duro
Amar sin sufrir no es posible
Amar es difícil.







LA PRUEBA DEL AGUA

Entonces me dije:
Los únicos poetas que me interesan
son los que llevan cuidadosamente
con manos nerviosas
un cuenco lleno de sangre
en el que ha caído una gota de leche
o un cuenco lleno de leche
en el que ha caído una gota de sangre...
Ahora ya he visto, ahora quiero ver
el firme asimiento de un cuenco lleno hasta los bordes
de agua de manantial.



Gunnar Ekelöf. Afinidades afectivas. Libros del Innombrable, 2012.




viernes, 12 de agosto de 2016

Gsús Bonilla: Anna (y 3):








ÉSTE

A menudo paseo por el interés
que muestran los zapatos;
caminar adherido a una suela
ir de un lugar a otro, dando pasos.

De pequeño bastaba con estar descalzo
sintiendo el adoquinado reciente
de un barrio en construcción
bajo tus pies desnudos;
nunca supe por qué se caminaba,
hacia dónde se iba,
sólo tenía conciencia de andar.

Intuía el camino, descifraba su misterio
y atribuía cualidades humanas
a animales o cosas, personificaba
en estatua mis miedos.
Imaginaba a aquellas figuras;
de un modo u otro, había símbolo
o icono, siempre un ídolo al que recurrir.

Qué importa ya que sepas más detalles,
hpy el lejano Oeste queda muy lejano
y la verdad: me has brotado
como un indio en medio del pecho;

no sé si sioux, apache o piel roja, pero
me dueles águila de cabeza blanca,
oso grizzly o escorpión, y volveré
a torcer el rumbo, a domesticar la tierra
si es por ti.



Gsús Bonilla. Anna. Ediciones del 4 de agosto, julio 2016.


Réjean Ducharme: El valle de los avasallados (3):




CORREN tras de mí como tras un asesino sin que yo haya asesinado a nadie. Pero no están locos. Tienen motivos para querer matarme. Saben que les odio, que odio lo que han hecho, que odio lo que han hecho con la vida que me han entregado antes de entregármela. Tengo de asesino lo que el fuego tiene de incendio. Y ellos lo saben. No hay que dejarse arratrar por el fuego. Tengo que huir como un ladrón sin haber cogido nada de nadie salvo mi vida. Pero tengo motivos para huir. Sé que uno no tiene derecho a emprender su vida, que al emprender tu vida te llevas toda la vida por delante, que cualquiera que huye con su vida huye al mismo tiempo con la vida de todos los demás. El odio aún no ha cristalizado en delito. Aún no he actuado. Pero tengo motivos para intuir que ellos me persiguen.






SI NO SOY FELIZ, es porque no he procurado serlo. ¡Ya bastante me cuesta intentar conservar la sombra de dignidad que me queda! Si, en principio, no he buscado la felicidad es porque no me dice nada, porque es horrible, porque supone una colaboración con la hediondez. Reniego de todo comercio con el mundo inmundo que me han impuesto, al que me han lanzado sin sentencia como a un esclavo a galeras. Me han lanzado en medio de una chusma con tanto gaznate y tanta tripa, que ni siquiera se da cuenta de que tiene alma, una chusma dispuesta a todas las cadenas, a todos los crímenes contra el alma y su dignidad, para tener acceso al pesebre donde, tres veces al día, los amos le dan de lamer. ¡Oh, señores, antes me comeré mis excrementos! ¡Oh, dueños, vuestras jaulas, tanto de ruedas como de hormigón, tanto por aire como por mar, os las haré tragar! Seguiré siendo una prisionera mala, una galeote insumisa e irrespetuosa. Me pasaré el tiempo intentándome fugar. Aguantaré en silencio los tratos de cuerda que merecerán mis blasmefias y seguiré blasfemando. Quienquiera que seáis, amos, me sublevo contra vosotros, os escupo sin pudor a la cara. Os llamo miserables, os llamo lujuriosos, sádicos, paranoicos, esquizofrénicos. Si tengo el corazón hueco es porque he elegido no ponerme a cuatro patas, no ladrar, no luchar con los cuatro mil restantes por vuestras sobras. Poco me gustan los lobos, pero prefiero los lobos a los perros, porque los lobos prefieren antes devorarse entre ellos que dejarse pasear por la acera del extremo de una correa para hacer sus necesidades.



Réjean Ducharme. El valle de los avasallados. Ediciones Doctor Domaverso, 2009.


Poesía Nórdica (71): Gunnar Ekelöf (1):





Sitio Web de la Imagen



Creo en el hombre solitario,
en aquél que camina solitario,
que no acude como un perro al ventear a un hombre,
que no huye como un lobo al ventear al hombre:
Al mismo tiempo hombre y anti-hombre.

¿Cómo alcanzar la confraternidad?
Huye del camino superior y exterior:
Lo que es rebaño en los otros lo es también en ti.
Marcha por el camino inferior e interior:
Lo que es hondo en ti lo es también en los otros.
Difícil acostumbrarse a uno mismo.
Difícil desacostumbrarse de uno mismo.

Sin embargo el que lo haga jamás se verá desamparado.
Sin embargo el que lo haga continuará siendo siempre su solitario.
Lo impráctico es lo único práctico
a la larga.



Gunnar Ekelöf.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


jueves, 11 de agosto de 2016

Gsús Bonilla: Anna (2):




HOGAR

El destino es ahora un pie de página
y tiene apariencia de herradura,
aunque nos hallamos descalzos
pensábamos en una caja de zapatos,
o en un calcetín doblado; así pues
esto será tu casa: el cuenco de nuestras manos
formando un nido, fragmentos de la cáscara
de un huevo y una lombriz.







Hija: hoy te han brotado setas en la boca
háblale en pequeño del futuro al magnífico mundo

sin llegar al grito, casi susurrando,
a pesar de las molestias

como quien no sabe
ni quiere

guardar un secreto.



Gsús Bonilla. Anna. Ediciones del 4 de agosto, julio 2016.



José Pajares Iglesias: Huesos de Jum, Huesos de Gur: El desertor del Nihonshu (y 3):







EL DESERTOR DEL NIHONSHU (Relato completo, y 3)

Que su cabezonería con la extraña idea de hacer whisky, su desencuentro con su padre, su travesía en barco, su deambular por las destilerías llamando educadamente a la puerta para desentrañar los misterios de la bebida deseada, su ir y venir por estaciones en aquel país donde todo el mundo abría los ojos de forma diferente, todo eso, todo, era una antesala, un viento poderoso empujados de su popa. Todo eso en un nanosegundo. Habían pasado tan solo 186 años. Eso suponiendo que no hubiese pasado por alto algún detalle que le remontae aún más atrás. Y recuerda la navidad de 1919, cuando él le pidió matrimonio. Ahora ya había dos familias, en dos puntos distantes del planeta, que se oponían a los planes de sus hijos. Algunos ímpetus no conocen barreras. El ocho de enero de 1920. Ese día se casaron. Recuerda el anciano esa peripecia y otras, pero se recrea en esos dos o tres detalles porque han sido los centros de su vida. Recuerda el tiempo que vivieron separados mientras él construía su destilería, en aquella isla del norte de Japón, donde el agua era tan pura. Ella entonces ya se llamaba Rita. Y el último recuerdo que le asalta, junto a esa chimenea con forma de pagoda donde siempre secaron la cebada, es el más amargo. Aquella pérdida, en 1961, cuando aún era demasiado pronto para que ella se fuera. Porque este anciano al que sostener el vaso parece costarle tanto esfuerzo, cuando la recuerda vuelve a ser el joven vigoroso que la amaba sin descanso y ahora, entre todos los aromas de lo que levantó con tanto esfuerzo, el que le asalta, le sobrecoge, le hace ausentarse de la vida ya casi para siempre, es el persistente, inolvidable, de Rita. Y lo más demoledor es que le viene a la boca su sabor como si acabase de besarla hace un minuto.



José Pajares Iglesias. Huesos de Jum, Huesos de Gur. Canalla Ediciones, 2016.