Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

miércoles, 14 de diciembre de 2016

She was so Bad (1): Carmen del Río Bravo:



She was so Bad es una antología de relatos, en una edición muy guapa de Aloha! Ediciones. Curiosamente, el libro se abre con un poema. Un poema de Carmen del Río Bravo, poeta vallisoletana de la que más adelante hablaré a propósito de otro tema. Además de la poeta, colaboran con sus relatos en la antología las siguientes escritoras: María Fernanda Ampuero, Julia González Calderón, Eva Pardos Viartola, Chus Sánchez, Sylvia Ortega, Marah Villaverde, Isabel Galán, Pilar Royo, Noelia Montalbán, Noelia Olmedo Cubí, Tania Panés, So Blonde, Mika Lobo, Alicia Sánchez Martínez, Isabel G. Gamero, Ana Cuaresma, Emily Roberts, Silvia Hidalgo, Lola Robles, Anabel Gabaldón Hita y Lucy Leite. Te dejo en esta primera entrega con el poema de Carmen del Río Bravo, justo debajo de la portada de She was so Bad, que, todo hay que decirlo, va ya por su segunda edición:





MAYRE I JUST WRITE PULP
QUIZÁ SOLO ESCRIBO BARATO

barata
sensacionalista
más vísceras que en una antigua casería

                                                               en la suiza agúlica tendrían que despacharme en las carnicerías
                                                                                                                                   por la puerta de atrás

hecha polvo
haciendo polvo
golpeando como una hostia en la cara
             a mano abierta
como un tiro en el rostro del muchacho negro
               pulpa y sangre repartidas por doquier
                              pegándose viscosas sobre ti
se arranca los dientes                            muestra las encías
                             las debilidades
            desafiante

                                                                                                en la suiza neutral me dispensarían camellos      
                                                                                                a las puertas de las urgencias

si muerdes gotea de tu boca
         resbala por tus comisuras
si la extiendes por tu piel
         primero dulce        luego peeling
         hidrata                   lija

                                                                                       en la suiza frígida se me pasarían de mano en mano
                                                                                                                                              en los reservados

blasfema contra todos los dioses
              tampoco respeto a las diosas
sus fes son de carne y hueso
              se tocan                               me tocan
              bailan conmigo                   para mí
              manosean o acarician         -da igual-
                             el riesgo está en el contacto
                             el contagio en la piel
                                               manos labios boca hombros cintura cadera sexo
                                              no importa que solo sean los pies

                                                                                                          en la suiza aséptica se me intercambiarían
                                                                                                                              en los pasillos del parlamento

te ofrece como trampa una esperanza
               final casi feliz para pobres pesimistas incautas
               moralina para creyentes de vuelta
               epifanía posible
droga confusa                                    confundida
               suelta     ala          hiere       mata
adrenalina apuñalante
                           te resucita                              me resucita

                                                                             en la suiza abstemia se me pasarían en los baños de los cafés
                                                                                                                 de madrugada           contra la mañana

rumiada hasta ser
               de papel
                            puedes hacer con ella cualquier cosa                      -lo que quieras-
                                           darle forma 
                                           escupirla contra el techo     contra el cielo
                                           arrojarla contra ti                contra mí
                                                          o a la papelera



Carmen del Río Bravo.

Varias Autoras. She was so Bad. Aloha! Ediciones, octubre de 2016. De la ilustración: Valle Camacho.




Y ya que hablamos de la poeta Carmen del Río Bravo, no está de más decirte que este próximo viernes, día 16, a las 21:00h, en el Desierto Rojo, presenta su primera criatura: No ardo, me oxido... Me he pasado a la combustión lenta, editado por Ediciones Baile del Sol:








                        






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.