Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 29 de diciembre de 2016

Jorge M. Molinero: La cuarta hija de Rosa (y 3):







                  La poesía es
un sendero que siempre
me arrastra a cuatro letras.
Atajos escarpados
acaban en la orilla
de unos labios que
nunca mudan de sabor.
Soy el hombre
más huraño si
tus pliegues me hacen hueco.

Geli.

La poesía agoniza
de lirismo entre tus piernas.
Cuatro letras.
la poesía es un disfraz
superfluo, la excusa que
susurra tu nombre.



Jorge M. Molinero. La cuarta hija de Rosa. La Penúltima Editorial, 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.