Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

viernes, 11 de noviembre de 2016

María Ruíz de la Peña: Memoria de unas lágrimas (y 3):








MARIONETA

Soy una triste y vieja marioneta
siempre esclava de los hilos
que unas manos mueven a su antojo.

Hce tiempo quise cortarlos,
no lo voy a negar ahora,
pero me faltó el coraje necesario.

¿Cómo saber qué he de hacer
si no logro recordar
mi etapa de libertad?

Pudo haber sucedido que,
aquel que me creó
olvidase, descuidado,
atar a mis miembros los hilos
que me hubiesen permitido
llevar las riendas de mi vida.

Tal vez, entonces, pude correr,
desnudarme sin pudor o
bailar hasta agotarme.
Si fue así, ¿por qué no huí?
¿Era tan terrible mi vida que
preferí ser retenida?

Ahora ya sé la respuesta.
Fui una cobarde marioneta que
opté por ser posesión
de unas manos sin amor,
cansada de buscar y no encontrar
lo que solo yo estaba dispuesta a dar.



María Ruíz de la Peña. Memoria de unas lágrimas. Editorial Fanes, 0ctubre 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.