Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 28 de noviembre de 2016

Jack Kerouac: Mundo soplado por el viento (5):






LUN. 18- Hoy en la oficina había un cable de Lucien: -"Sin disciplina Kerouac será poca cosa. De pie, hombre, no languidezcas en estos debilitantes rosales de la vagancia".
    ¿Qué es eso? - Lo sé bien - Una vez más Lucien tiene razón. Se refiere a que mi trabajo, primero, está excesivamente influenciado por ideas poéticas pretenciosas, y la falta de disciplina que hay en eso. Segundo, habla de mi ser... de que esté "cejando" en mi alma y volviéndome haragán allí; que yo no imponga disciplina a mi alma en beneficio de la decencia y la forma, un regreso a su vieja idea sobre mi "completa desacreditación". Sordidez. Etc. Qué extraño que él piense en mí, en cualquier caso, aun cuando no sé con certeza qué es lo que realmente quiere decir. ¿Quién lo sabe alguna vez?
    Trabajé en casa de Bob, escribí un pasaje corrector para Kenny Wood, volví a casa a las 3 AM.



Jack Kerouac. Mundo soplado por el viento. Editores Argentinos, 2015.

Traducción de Martín Abadía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.