Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

martes, 8 de noviembre de 2016

Fuera de la ley (2):







EUSEBIO BLASCO escribió un cuento delicioso; presintió en él a los pistoleros de Madrid. Dos baturros, padre e hijo, muy sin dineros y muy "hartos" de hambre, acuerdan "meterse a ladrones". Se apostan de noche en la carretera de su pueblo y esperan carabina al brazo que pase un convecino cualquiera para matarle fieramente y despojarle enseguida. En vez de un convecino pasan varios, y los audaces bandidos los paran en seco. "¡La bolsa, o la vida!". "¡Anda! Si son el tío Fulano y su chico. Estáis borrachos, ¿eh?". "Pocas bromas y a soltar los cuartos. ¡Nos hemos metido a ladrones!". Con gran sorpresa de los tremendos forajidos, sus víctimas se echan a reír. "¿Conque ladrones? ¡Ja, ja, ja!". El tío Fulano y su chico se empeñan en convencer a sus convecinos de que son ladrones formales. Los otros, que no; ellos, que sí; y llegan todos juntos al pueblo charlando y discutiendo amigablemente. Al tío Fulano se le ha olvidado ya que es ladrón, y hasta me parece recordar que sus amigos le quitan la capa, no sé si para embromarle o para abrigarse con ella, porque siempre es más ladrón el que tiene aptitud que el que tiene propósito manifiesto, y porque en España el que roba a un ladrón tiene cien años de indulgencia.



Varios Autores. Fuera de la ley. La Felguera Editores, 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.