Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 7 de noviembre de 2016

Ana Vega: El cuaderno griego (1):




ES PELIGROSO saber que ya no hay nada que perder. Que no queda nada. Sobrevivir al dolor. Eso asusta. El poder. Ese poder... Ya no hay vuelta atrás. Convertirse para siempre en un extraño entre los vivos, en un extraño para sí mismo.







EL HOMBRE DE NEGRO

Nadie le había visto antes en la ciudad. Una anciana dijo haberse sorprendido al encontrarse un hombre muy alto vestido de negro parado junto al jardín. Al día siguiente la noticia aparecía en todos los diarios. Encontraron a la chica medio desnuda, con las manos amputadas y un pequeño sobre rojo entre los dientes. Junto a ella un abrigo negro de hombre y unos zapatos sin cordones al lado del río. El caso se dio por cerrado tres días después. Alguien vio un sombrero negro arrastrado por la corriente.



Ana Vega. El cuaderno griego. Ediciones Trabe, 2016. Ilustración de cubierta: Boris Stefanik.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.