Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

miércoles, 30 de noviembre de 2016

Jack Kerouac: Mundo soplado por el viento (y 6):






LONG ISLAND

EL TRANCE EN MI EXTRAÑA CASA
La noche del eclipse de luna, 12 de abril de 1949, 11 PM, tuve un sueño y un trance, en mi extrañísima casa de Ozone Park... y con eso quiero decir que de pronto se trataba de la misma casa ambigua de mis sueños, con muchos significados y existencias, como una excelente palabra bien plantada en una línea de prosa o poesía. Era la misma casa que en ocasiones tiembla... y que en vez de encontrarse en Crossbay Blvd., quedaba en los confines del mundo.
    Más temprano ese día, aquel al que conocemos como Allen Ginsberg y yo, discutimos acerca del "extraño velado". Esto parte de un sueño que tuve sobre Jerusalén y Arabia hace mucho tiempo. Viajando por un camino polvoriento del desierto blanco, desde Arabia hasta la Ciudad Protectora, vi que inexorablemente era perseguido por un Caminante Encapotado con una vara, que lentamente ocupaba y atravesaba las llanuras a mis espaldas, levantando lentamente una cortina de polvo. No sé cómo me di cuenta de que me seguía, pero si llegaba yo a la Ciudad Protectora antes de que me atrapase, sabía que estaría a salvo. Pero esa es otra cuestión. Esperé en una casa del otro lado del camino para abordarlo, con un rifle: pero sabía que ninguna arma me salvaría. Allen quería saber quién era y qué significaba todo esto. Yo me aventuré a decir que era

    "LEJOS, AL OTRO LADO DE UN PAISAJE PERDIDO"

simplemente uno mismo, escondido tras un velo.



Jack Kerouac. Mundo soplado por el viento. Editores Argentinos, 2015.

Traducción de Martín Abadía.


Robert Crumb: Héroes del blues, el jazz y el country (y 3): Shelor Family:









Robert Crumb. Héroes del blues, el jazz y el country. Nórdica Libros, 2016.


Poesía Nórdica (179): Kjell Heggelund:




Sitio Web de la Imagen



DISCULPAS

Tú no puedes exigirme
oro ni plumas ni estepas infinitas
en cambio yo tengo mucho que ofrecerte:
perdón, disculpas, etc.
y cuando todo eso se haya gastad
una nueva ronda:
perdón, disculpas, etc.
así es que ya ves
que no puedo ofrecerte gran cosa



Kjell Heggelund.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.

martes, 29 de noviembre de 2016

Ana Pérez Cañamares: De regreso a nosotros (y 4):



Quererte no me servirá
para comprender el amor

también los buceadores
olvidan la idea del mar.






De cada continente pasan náufragos
bajo el cielo de nuestra ventana

sus voces hilvanadas sobre el agua
son faros que nos llaman a tierra

pero no queremos, no queremos
la protección de playas o de puertos

a este océano de sábanas
no hay península o sirena

que lo interrumpa en su santo regreso
hacia nuestra soledad y la noche.



Ana Pérez Cañamares. De regreso a nosotros. Ya lo dijo Casimiro Parker, octubre 2016.



Robert Crumb: Héroes del blues, el jazz y el country (2): Lil Hardin:










Robert Crumb. Héroes del bues, el jazz y el country. Nórdica Libros, 2016.



Poesía Nórdica (178): Georg Johannesen (y 2):





Sitio Web de la Imagen



LOS MALOS TIEMPOS

Tú:
En los malos tiempos
sólo hablan los inteligentes
Dicen: Aquí pueden
salvarse unos pocos

En los malos tiempos
sólo cantan los tontos
Cantan así: Es hermoso
que la hierba sea verde

Yo no canto
Yo no hablo
Los sabios callan
en los malos tiempos

Yo:
En los malos tiempos
yo no soy sabio
Canto y hablo
de los malos tiempos.



Georg Johannesen.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.

lunes, 28 de noviembre de 2016

Jack Kerouac: Mundo soplado por el viento (5):






LUN. 18- Hoy en la oficina había un cable de Lucien: -"Sin disciplina Kerouac será poca cosa. De pie, hombre, no languidezcas en estos debilitantes rosales de la vagancia".
    ¿Qué es eso? - Lo sé bien - Una vez más Lucien tiene razón. Se refiere a que mi trabajo, primero, está excesivamente influenciado por ideas poéticas pretenciosas, y la falta de disciplina que hay en eso. Segundo, habla de mi ser... de que esté "cejando" en mi alma y volviéndome haragán allí; que yo no imponga disciplina a mi alma en beneficio de la decencia y la forma, un regreso a su vieja idea sobre mi "completa desacreditación". Sordidez. Etc. Qué extraño que él piense en mí, en cualquier caso, aun cuando no sé con certeza qué es lo que realmente quiere decir. ¿Quién lo sabe alguna vez?
    Trabajé en casa de Bob, escribí un pasaje corrector para Kenny Wood, volví a casa a las 3 AM.



Jack Kerouac. Mundo soplado por el viento. Editores Argentinos, 2015.

Traducción de Martín Abadía.


Robert Crumb: Héroes del blues, el jazz y el country (1): Son House:










Robert Crumb. Héroes del blues, el jazz y el country. Nórdica Libros, 2016. Textos de Stephen Calt,  David Jasen y Richard Nevins. Introducción de Terry Zwigoff. Traducción de Ana Momplet Chico... Contiene CD con 21 canciones.









POBRE DE AQUEL QUE MIRE y VEA CLARO

Es cierto que habitamos tiempos sombríos. En muchos aspectos, por supuesto: qué decir de organismos transnacionales, de tratados de libre comercio, de tráfico de personas, de cierres de fronteras, de vallas con concertinas, de recortes en sanidad, en educación, de etcétera, etcétera, etcétera. Y entre esa niebla espesa, deambulando quizás a tientas, como aprendiendo a caminar entre lo oscuro, la poesía. No en vano, decía Pierre Bourdieu que en la nueva manera de hacer política que está por inventar, los poetas deben tener un papel insustituible, pues deben ser los encargados de dar fuerza simbólica a través del arte a las consecuencias, todavía invisibles, pero científicamente previsibles, de las medidas políticas inspiradas en el neoliberalismo. Y de momento, dadas las condiciones de oscuridad, la poesía (o al menos parte de ella) sólo puede conseguir lo que Bourdieu pronosticaba aprendiendo a moverse en las tinieblas, como los espectros, cuyas huellas (recordemos) nunca se borran. Pues al fin y al cabo, el mejor lugar para ver quién o qué deambula bajo los potentes focos del poder es un espacio externo, donde las luces todavía permanecen apagadas, por voluntad propia o ajena, es indiferente, pero apagadas. Así, la poesía (esa fracción de la poesía) no grita ni arma escándalo, no hace ruido ni aspavientos, más bien susurra, que hoy en día es lo mismo que decir que no tiene espacios televisivos propios, que no ocupa debates en medios de masas, que no se expone en las cristaleras de las grandes superficies, que no aparece en grandes vallas publicitarias en las avenidas de las ciudades, y ese tipo de cosas. Donde el mundo avanza y se reproduce sin poesía, muy probablemente, esta aprende a ofrecerse como poesía sin mundo. Esto es: poesía que no participa de esa manera concreta de funcionamiento del mundo, que huye de los cauces simbólicos de expresión habituales, que reniega del lenguaje del poder, pero no del poder del lenguaje. Y entonces, consciente de sus posibilidades y desde la tranquilidad de saberse invisible, asesta el golpe (simbólico, por supuesto), es decir, se ofrece a empujar (también simbólicamente, o no).

La selección de Alberto García-Teresa en Disidentes transita estos siempre afilados bordes de la discrepancia, acogiéndose a ese presupuesto guevariano de sentir en lo más hondo toda injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo. Esta es la antología que recoge, como bien queda señalado en las breves palabras preliminares, todas las voces que de manera central, constante o bien e tramos amplios de su trayectoria, han hecho en su práctica poética del verso una expresión de disidencia y de antagonismo, es decir, una crítica a la estructura socioeconómica, política y cultural actual. Ochenta escritores que han entendido la poesía como espacio de confrontación, de denuncia, de respiración, de indagación en la construcción de lo real y en la consciencia colectiva, de escape y que también, a la vez, han intentado (y conseguido en mucho casos) abrir miras hacia un horizonte que, con Galeano (y junto a tantos otros), sirve para caminar: “Pues / saber que no sucederá / no interrumpe el deseo / lo espolea”, dice un poema del antologado Méndez Rubio.

Disidentes no hace Canon, al menos no en mayúsculas. Disidentes ensancha los márgenes y señala a quienes los habitan junto a ella, como diciendo aquí estamos y aquí nos vamos a quedar, desde aquí hablamos y desde aquí vamos a seguir hablando, como revelando, con Olalla Castro Hernández, que “Fuimos brujas. Amantes. Compañeras. / Y ardimos juntas, mientras ellos temblaban”, como asegurando, con Ángel Petisme, “Mirad, es imposible cambiarnos con el cañón de un tanque”, como recordando, con David González, que “Mi otro abuelo / estuvo preso en Oviedo. / En la cárcel provincial. / Después de la guerra”, como asegurando, con Paz Cornejo, que “Hay un lugar donde circunvalación / sustituye a horizonte, / donde se amasa tiempo / en transportes públicos”, como preguntándonos, con Antonio Orihuela, “Cómo se puede pensar en el futuro si es de los bancos, / en el presente si es de los políticos, / en el pasado si es de los criminales” o como llegando a la certeza, con Riechmann, de que “Hacemos / como que no pasa / nada, y lo que está pasando / es la demolición / del mundo” (137). Entretejida, esta red de discursos reclama un detalle que a veces es olvidado: la voluntad crítica en poesía no se manifiesta siguiendo una opción estética determinada (realista, por así decir el pensamiento prototípico en este sentido), sino de formas muy diferentes: no es análoga la poética de Isabel Pérez Montalbán a la de Arturo Borra, la de Gsús Bonilla a la de María Ángeles Maeso, la de Begoña Abad a las de Juan Carlos Mestre o Jesús Ge. No. Y es que, al fin y al cabo, como dijera Enrique Falcón (también antologado), “Un poema político no tiene por qué ser “transparente. / No es necesariamente en lo transparente donde siempre acaece una comunicación. / No siempre en lo ya conocido se producen los encuentros. / Y no necesariamente en la claridad, el abrazo y la protesta”.


Disidentes es la antología de la resistencia frente a un orden social injusto que expulsa de su funcionamiento todo discurso que choca frontalmente, e incluso tangencialmente, con sus presupuestos, la antología que reclama nuevas poéticas y nuevas políticas, en definitiva, la antología de unos tiempos sombríos en que no hay peor noticia que mirar el mundo y verlo claro.


Raúl Molina Gil.
28/11/2016 en Rebelión.




Poesía Nórdica (177): Georg Johannesen (1):




Sitio Web de la Imagen



PROPUESTA DE EXPERIMENTO

Cuando tú que abres mi corazón
con un ruego
no encuentres más que respuestas
es culpa mía.

Cuando tú que abres mi corazón
con un cuchillo
no encuentres otra cosa que sangre
es culpa del cuchillo.



Georg Johannesen.

Varios Autores. Afinidades Afectivas. Libros del Innombrable, 2002.

Traducción de Francisco J. Uriz.


domingo, 27 de noviembre de 2016

Ana Pérez Cañamares: De regreso a nosotros (3):






Viajar hasta el pasado
volver, pongamos, a los veinte

follarte con la piel nueva y el descaro suicida
                                      que disimula la timidez
follarte con la energía de una abducción
con la ferocidad de un secuestro

                                       a punta de navaja

y mientras duermes dejarte esta nota:
"volveremos a vernos
                     apenas en dos décadas
disfruta mientras ardes
                     pero desconfía de apariencias:
ese par de cuarentones
                     tan fácil de ignorar ahora
seremos nosotros un día
                     después de pasear normales
tendremos la misma hambre
                     y nos engulliremos
como adultos que de niños
                     conocieron la guerra".



Ana Pérez Cañamares. De regreso a nosotros. Ya lo dijo Casimiro Parker, octubre 2016.



Nerea Delgado: La barba de Peter Pan (y 3):



GARFIOS QUE ARRANCAN LAS HOJAS DEL CALENDARIO

1. Le dije que bajara el arma y cerró los ojos.

11. Se ha hecho de día y tiene tus ojos.

23. No quería decir eso: quería hacerlo.

37. Cuando nos corten las alas, usaremos las piernas.





SE ESTÁ CURANDO

Ya casi no duele.
El pasado, digo.

Parece más pequeño, menos cíclope,
más tulipán y menos ortiga.

El reflejo en mitad de la carretera ya no ciega,
se transforma en luciérnaga
y yo sonrío.

Vuelve a ser sencillo esquivar los arpones de los esquimales.
Todo el rojo sobre la nieve es vino.

El frío ha vuelto a su sitio:
a las cervezas, al helado de turrón, a las montañas de Teruel.

Ya casi no duele recordar que una vez tú y yo
fuimos el cartel más grande de los teatros de Madrid.



Nerea Delgado. La barba de Peter Pan. Frida Ediciones, septiembre 2016.



Poesía Nórdica (176): Paal Brekke:





Sitio Web de la Imagen



ÁRBOL EN LA PLAYA

El oscuro susurro en las ramas de la sangre.
Muerte, recordándose a sí misma

recordando en este follaje
la huida de su ala hacia la luz, hacia la luz

mientras la noche, gris de escuchar, lentamente
levanta la cabeza por debajo de las ramas rojas

del árbol, directamente hacia el cielo
reflejado en un mar de ceguera-

Levanta mi copa, viento de la nada
en busca de un árbol en la playa

las hojas contestan cuando tú llamas
el árbol te presta su voz.



Paal Brekke.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.





sábado, 26 de noviembre de 2016

Nerea Delgado: La barba de Peter Pan (2):



JARDÍN

Has puesto flores a remojo en la sangre de mis heridas.
Has tapado mi destrucción.
Soy un jardín que lleva tu nombre.






AZÚCAR y SANGRE

Estás en todas partes, como los remordimientos.
Vestido de blanco y granate,
vestido de azúcar y sangre.
Eres la luz que ilumina los escombros,
la que señala por la mañana la cicatriz que pensaba haber olvidado por la noche.
Eres el dibujo sincero de un niño huérfano,
y la última gota evaporada del embalse.
Eres el pasado que habita en hoy,
el bloque de cemento donde se esconden mis pies.



Nerea Delgado. La barba de Peter Pan. Frida Ediciones, septiembre 2016.



María Ruíz de la Peña: Memoria de unas lágrimas: Esta tarde presentación en La Buena Letra:



En apenas tres horas y media, presentamos, Ana Lamela & yo, Memoria de unas lágrimas, de la poeta María Ruíz de la Peña:





GUSANOS

Me miro ante el espejo
y no sé lo que veo.
La imagen distorsiona
lo por mí imaginado,
solo veo cortantes aristas,
ojos desdibujados.

Ya no encuentro
mi cuerpo de niña
protegida, segura,
complacida.
Observo una persona
insegura, temblorosa, acuciante.

Y mi mente,
mi mente me atormenta.
Me juzga, me condena,
me hace suya.
Anhelo el silencio y
la oscuridad del sepulcro,
solo roto por escurridizos gusanos
que duermen a mi lado.



María Ruiz de la Peña. Memoria de unas lágrimas. Editorial Fanes, octubre 2016.



Poesía Nórdica (175): Harald Sverdrup:





Sitio Web de la Imagen



FIESTA DEL SOL EN GROENLANDIA

Si cierro los ojos,
veo el sol de mi infancia
dorar un falo en el mar
e intuyo una aromática rendija
y una nave solar esculpida en la montaña
hace mil años.

Si abro los ojos,
veo el rostro de mi amor
seducir a mi alma medio esquimal,
y yo le devuelvo la sonrisa
porque es el día de la fiesta del sol en Groenlandia:

Tu piel se cierra firmemente
en torno a la dulzura de tu cuerpo
hoy es el suave óvalo de tu desnudez
el magnífico kayac
para el placer del cazador.



Harald Sverdrup.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.

viernes, 25 de noviembre de 2016

María Ruíz de la Peña: Memoria de unas lágrimas: Presentación:


Mañana, a las siete y media de la tarde, la poeta Ana Lamela y un servidor presentamos Memoria de unas lágrimas, el nuevo trabajo de María Ruiz de la Peña, en la librería La Buena Letra:





ABRAZO

Me miras,
te miro.
Sonríes,
confío.
Me llamas,
me acerco sin preguntarme
cómo sabes mi nombre.
Abres tus brazos,
me rindo.
Me abandono en un abrazo
sin límites ni condiciones,
un abrazo que es prólogo sin epílogo.
Cierro los ojos.
Siento que estoy en casa,
una casa sin monstruos como invitados.


María Ruíz de la Peña. Memoria de unas lágrimas. Editorial Fanes, octubre 2016.



Ana Pérez Cañamares: De regreso a nosotros (2):



Siento mi amor por ti
como algo denso y concreto

de hecho cada mañana
lo visto y lo peino

le doy mi nombre
lo paseo entre la gente.






Quedarse mirando tu cuerpo
después de hacer el amor:

el deleite en un diamante
sin codicia de avaro

la pasión por un paisaje
sin deseo de casa con balcones

la fe descreída en dios
por amor a sus criaturas.



Ana Pérez Cañamares. De regreso a nosotros. Ya lo dijo Casimiro Parker, octubre 2016.


Poesía Nórdica (174): Gunvor Hofmo:




Sitio Web de la Imagen


UNA SILLA VACÍA

Una silla vacía
está dentro en la luz
como el invitado que no se encuentra
a gusto en la fiesta
y echa de menos su propia cotidianidad
su propia vida
con los ratos íntimos de los amigos



Gunvor Hofmo.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


jueves, 24 de noviembre de 2016

Nerea Delgado: La barba de Peter Pan (1):








INFIERNO

Habla bien de mí cuando vayas al infierno.

Diles que yo tampoco supe atreverme,
que en mi mirada también había algo extraño con forma de cobardía.
Cuéntles que nunda dejé que me acompañaras a la parada del autobús,
que siempre quise bailar contigo pero nunca te lo pedí.

Muéstrales la fotografía en la que salgo dormida
con el cuerpo cansado de quien se ha pasado la tarde mirando el reloj
pensando cómo hacer algo que finalmente no hizo.

Habla bien de mí cuando vayas al infierno,
diles que fui exactamente igual que tú.



Nerea Delgado. La barba de Peter Pan. Frida Ediciones, septiembre 2016. Prólogo: Ismael Serrano. Portada e ilustraciones: Cristina Reina. 

Diva de mierda (y 6): David González:







POLVO DE ESTRELLAS

A él se lo escuché:
al científico, al escritor:
a John Gibbin:

Básicamente, dijo,
somos polvo de estrellas.

Convendría no olvidarlo.
Tenerlo siempre presente.

Polvo.

No estrellas.



David González.

Varios Autores. Diva de mierda. Ediciones Liliputienses, 4ª edición, 2016.


Y Recuerda Que Esta Tarde, en la Buena Letra, en Gijón:





Poesía Nórdica (173): Hans Borli:







LA HUIDA ES IMPOSIBLE

La huida es imposible.
Tú eres tu propio prisionero.
A través de las puertas del cuerpo sólo salen
gritos y lágrimas,
mocos y mierda.
Y semen,
como una vía láctea de angustia
en el universo de la muerte.



Hans Borli.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.


miércoles, 23 de noviembre de 2016

Diva de mierda (5): Felipe Zapico:









Felipe Zapico.

Varios Autores. Diva de mierda. Ediciones Liliputienses, 4ª edición, 2016.


Y recuerda que mañana es la presentación de Diva de mierda en la librería la Buena Letra, en Gijón:




Fee Reega: La verdad:




Photo by Sam Collins. 
Sitio Web de la Imagen



LA VERDAD

He visto que
hay verdad
en este mundo.
La vi
en tus ojos.
Un día
en Merón.
He visto que
hay verdad
en el mundo.
La vi
en tus ojos.
Con eso
me conformo.



Fee Reega. Poema Inédito.


Poesía Nórdica (172): Astrid Hjertenaes Andersen:




Sitio Web de la Imagen



PAISAJE

El césped de mi mañana iluminado por el rocío
está lleno de un nuevo juego renovado

una envoltura de aire de un sol azul violeta
vibra en torno a árboles desnudos

alrededor de un lago transformado por la luz
crecen cisnes en la fría hierba:

Yo soy el paisaje que tú estás viendo.



Astrid Hjertenaes Andersen.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


martes, 22 de noviembre de 2016

Diva de mierda (4): Vanessa Pérez-Sauquillo:








        LOS DIEZ MANDAMIENTOS DEL MONTE PARNASO

1.     Amarás ser Poeta sobre todas las cosas.

2.     No citarás el nombre de Rilke en vano.

3.     Santificarás los premios.

4.     Honrarás al jurado y a sus madres.

5.     No matarás al ganador.

6.     No publicarás textos en prosa ni poéticas.

7.     No intertextualizarás.

8.     No hablarás de tu libro presentando el de otro ni inventarás tus juergas con un poeta difunto.

9.     No escribirás cuatro libros seguidos sobre deseos impuros sin pseudónimo.

10.   No codiciarás recitales y lectores ajenos.

        Estos diez mandamientos se resumen en dos:

                 Amarás tu obra sobre todas las cosas

                 pero escucharás al prójimo como a ti mismo.



Vanessa Pérez Sauquillo.

Varios Autores. Diva de mierda. Ediciones Liliputienses, 4ª edición, 2016.



Y Recuerda Que este Jueves, en la librería La Buena Letra, en Gijón:







Ana Pérez Cañamares: De regreso a nosotros (1):








Estabas allí esperándome
con una herida tan ancha
que parecía una risa

me deslumbraba tu grieta
bajo el maquillaje mi llaga
se retorcía como cauce seco

no digo que no mintiéramos
ni que no hubiera disfraces

pero la cicatriz nos la mostramos
como el pasaporte en una frontera.



Ana Pérez Cañamares. De regreso a nosotros. Ya lo dijo Casimiro Parker, octubre 2016. Diseño: Marcus Versus.