Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

sábado, 8 de octubre de 2016

Jack Kerouac: Mundo soplado por el viento (3):



"EL GENERAL MacArthur prohíbe besarse en las calles de Tokio: los infractores cumplirán seis meses de cárcel".
- Así, incluso tu perfecto amor humano se desbarata en su propia grandeza, la única grandeza: el amor. Besarse es el resultado ideal de tanto ir de aquí para allá en el Bosque de Arden, besarse es la meta de toda vida humana cuando todo está dicho y hecho. Y un general de 70 años con delirios de grandeza histórica (!) (¿Para qué es la historia? ¿qué?) no quiere ni un solo beso. Es como digo yo, la humanidad pronto alcanzará al grandeza, pero la locura continuará rigiendo en las esferas superiores.






ESCRIBIR, no puedes hacer nada  mejor que entregarte, con una comprensión humilde y acaso a disgusto, y que el resultado sea una purga, un deleite, un alivio comunicativo, hasta los secretos más personales de uno mismo, con el martillo laborioso y decidido del trabajo, en estrofas e historias que llevan en sí mismas la comprensión irreprimible y universal de la humanidad, de la misma forma que la gracia y la belleza siempre se suscitan en la naturaleza - aguas imposibles de enturbiarse por cualquier deshonestidad de sí, ya sea estúpida o profundamente consciente, o por palabrería, o por lo que los demás comprendan en su temor y confusión.



Jack Kerouac. Mundo soplado por el viento.  Editores Argentinos, 2015.

Traducción de Martín Abadía.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.