Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 3 de septiembre de 2016

Poesía Nórdica (91): Kjell Espmark (1):





Sitio Web de la Imagen



HEROICA

De nuestra gran epopeya arcaica
quedan dos trozos desparejados
pero que son parte de nuestra vida cotidiana:

Este guerrero que descansa en el arroyo
con el agua corriéndole por el rostro
y la obediencia suelta por la ondulante hierba.
No hay ideas que molesten su frágil cabeza,
no hay clemencia alguna en su pecho rasgado.
Está recuperando fuerzas, espera su hora.
El escudo resplandece de sol doblegado.

Y luego ese rey loco
que hemos vuelto a encontrar en su enhollinado bosque
y que tuvimos que llevar a rastras hasta su trono de pavo real.
Lo atamos amorosamente al respaldo
con correas que aún olían a ganado.
El se ve a sí mismo derrotado y muerto.
Pero no parece que nosotros queramos rendirnos.



Kjell Espmark.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.