Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 1 de septiembre de 2016

Poesía Nórdica (89): Lasse Söderberg (y 2):





Sitio Web de la Imagen



SOBRE EL ARTE DE MANEJAR UN CADÁVER

Primero transportaron el cadáver
en helicóptero desde un despoblado,
lo depositaron medio desnudo en un lavadero
para que todos lo viesen.

Fotografiaron los restos.
Después los enterraron en alguna parte
para que no se moviesen,
para que nadie los viese.

Pero al no verlos nadie creció el miedo
como el pelo y las uñas de los muertos.
Desenterraron el cadáver y le cortaron el pulgar
como prueba de su muerte.

Después incineraron el cuerpo
y enterraron las cenizas en alguna parte
para que no se sublevasen
y formasen un ejército invisible.

Pasará mucho tiempo y el miedo
todavía enterrará y desenterrará
el cadáver que capitanea una guerra a muerte
en Santa Cruz y en otras partes.



Lasse Söderberg. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.