Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 12 de septiembre de 2016

Patricia Olascoaga: Tenemos la canela (y 3):



SAFARI

Sin pegar un solo tiro.
Sin licencia de coto privado de caza.
Sin coste alguno por el safari,
hiciste diana en lo único que tenía para darte:
la alegría de quererte.







CUATRO AÑOS

Desde la gigantez de sus cuatro años
me preguntó:
¿mamá, dónde está ahora el abuelo?
Desde la perplejidad de mi ateísmo
contesté: en el cielo.
Agitando su manita en un saludo
gritó: "te quiero mayo, te quiero",
mientras un pájaro cruzaba el capote blanco de una nube.
Así recuperé la ternura de la inocencia.



Patricia Olascoaga. Tenemos la canela. Editorial Neopatria, 2016.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.