Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 22 de septiembre de 2016

Luis Larraya: Ahora que mis musas beben Mahou (2):









[EN LAS PAREDES

Orgasmos de tabaco y ron en noches inventadas,
improvisando amor en las bañeras,
leyendo
el olor de tu champú
directamente en tus caderas.

Robarle mapas a tus viajes,
vestirme todos mis trajes de payaso,
de supermán,
de cuerpo inerte tras la muerte del colchón
y las facturas.

Ensuciar los malabares becquerianos
comiéndome tu cuerpo con las manos,
y luego,
si de verdad lo necesitas,
susurrarte que sí,
que poesía eres tú,
tú en sudor,
entre sexo y bambalinas.

Si quieres llenamos de portales
los edificios oficiales de Madrid,
y fingimos despedidas
y te vuelves loca
y me invitas a subir.

Te cambio el romanticismo
y la primera mitad del diecinueve,
esta mañana,
por la curva de una espalda que se mueve.

Si quieres,

después,

eliges tú los versos que escribir en las paredes.



Luis Larraya. Ahora que mis musas beben Mahou. Lapsus Calami, mayo de 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.