Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

miércoles, 21 de septiembre de 2016

Juana la Coja: Un rompeolas en el fregadero (y 3):




VACACIONES EN EL BAR

No conozco mayor justicia poética
que la idea de poderte coger una baja laboral
por no haber escrito Peces de ciudad.

Viajar,
quizás ya solo de memoria esta vez,
con los pies por la ventanilla de una Volkswagen t2
desnudando en camino
hasta aquel acantilado.
Enfrentarlo con agallas,
y, sin vértigo,
con precisión y ternura,
mirar hacia abajo,
y escupir, al fin,
al mar donde me ahogaste.







BRASERO

Las perchas ahorcadas dentro del armario
sueñan con las rebajas de temporada
y, hartas del silencio de las paredes,
se preguntan si Troya quiso arder.
Recorren de memoria la calle Madera
de Tribunal a Callao,
pensando en si los árboles caídos hablaran.

La pared, que sufre lo que has sufrido,
cuando le clavaste la mirada
-y algún póster de alguien a quien ya no admiras-,
que lamenta aún las urgencias
que ahora sabe nunca lo fueron,
que calló el invierno sin fin de EEUU,
el cambio climático,
aguarda paciente que las perchas comprendan
que, que las paredes no hablen,
no significa que no escuchen,
que tener, a veces,
una sola persona a la que contar que te sientes solo,
es no estarlo.

Qué sabrán de ti, la ropa, la espalda,
la cajita de Pandora de sutura dolorida
de putadas sin hilo
que seguirán,
dispuestas hasta a jugar con fuego
para calentar a los suyos,
si aprieta el frío.



Juana la Coja. Un rompeolas en el fregadero. Ediciones En Huida, 2016.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.