Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 19 de septiembre de 2016

Juana la Coja: Un rompeolas en el fregadero (2):




ROBINSON CRUSOE

Pesaba el corazón
cerca de trescientos gramos,
me dijo.
Cómo va el amor, entonces,
a mover montañas,
si todavía no he escuchado
a ninguna persona responder
que a una isla desierta
se llevaría a otra.








TIANNANMÉN DE LAS MARIPOSAS

Cuando el senado romano decretabaa la damnatio memorias
se eliminaba todo cuanto recordara al sujeto en cuestión:
imágenes, inscripciones, vida, historia, muerte,
monumentos;
en ocasiones se prohibía hasta
usar su nombre,

pero yo seguí llamando a las cosas
por el tuyo.



Juana la Coja. Un rompeolas en el fregadero. Ediciones En Huida, 2016.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.