Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 15 de septiembre de 2016

Juana la Coja: Un rompeolas en el fregadero (1):




El día que terminé este libro
hacía un año que,
justo a esa hora,
estaba en casa con ellos.
Te parecerá una tontería,
como te parece probo insignificante un fregadero,
pero fue la última vez que lo hice.

Por eso y desde entonces,
cuando una puerta se cierra
y se abre una ventana
hacia la que correr despavorido,
yo, solo busco con la mirada
                 si estamos todos.







CARTELERA


La vida, llegado el momento,
nos abandonará ante la pueril disyuntiva,
fatua y humilde,
del considerable sacrificio de ducharnos con asiduidad aun en soledad,
o dejarnos vencer.

Y será entonces cuando el paso del tiempo,
cedido por el peso de la esperanza
como Redford a Meryl Streep en Memorias de África,
recline con suavidad nuestra cabeza cansada
como un asiento de vuelo en clase turista que chirría
y nos parta el cuello.



Juana la Coja. Un rompeolas en el fregadero. Ediciones en Huída, 2016. Portada: Facundo Ferré. Ilustraciones: Silvi Orión. Epílogo: Fabián Díez Cuesta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.