Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

viernes, 23 de septiembre de 2016

Jack Kerouac: Mundo soplado por el viento (1):








DOMINGO 22. - Otro pensamiento que ayuda al escritor mientras trabaja - déjenle escribir su novela "de la manera que le gustaría escribir una novela". Eso ayuda muchísimo para liberarse de los grilletes de las dudas personales y esa especie de desconfianza que conduce a la revisión continua, al cálculo en demasía, a la preocupación por el "que dirán los demás". Mira tu propio trabajo y di: ¡Es obra de mi propio corazón! Porque después de todo eso es y ese es el punto - es una pena que esto acabe siendo eliminado por el bien de una fuerza individual. A pesar de todos estos despreocupados consejos, hoy avancé lentamente, pero nada mal, trabajando en la versión final del capítulo. No me siento muy en forma. Oh y qué montón de disparates podría escribir esta mañana sobre mi miedo a no poder escribir, soy un ignorante, y lo que es peor, soy un idiota que trata de acabar algo que posiblemente nunca acabe. ¡Pero está en mi voluntad, en mi corazón! Al diablo con todas estas asquerosas dudas. Las desafío y las escupo. ¡Merde!



Jack Kerouac. Mundo soplado por el viento. Diarios 1947-1954. Editores Argentinos, septiembre de 2015. Introducción y notas de Douglas Brinkley. Traducción de Martín Abadía. Foto de tapa: Allen Ginsberg/Corbis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.