Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 2 de agosto de 2016

(Tras)lúcidas (24): Esther Giménez:








Tú y yo también podríamos ser héroes,
hacer de nuestro amor una revolución,
pero esto no es la misma
canción
de Lennon ni de Bowie:
es el son del timbal en la galera,
el roer sucio
del desgaste feroz en las fachadas;
es cualquier otra música tan dislocada y triste
o simplemente el eco
del desmoronamiento...

Porque tú y yo podríamos ser héroes,
hacer de nuestro amor una revolución,
yo podría ser Ziggy y tú ser Yoko Ono,
exponernos desnudos
al sol del rascacielos,
convertirnos en diosos urbanos y dorados,
embaucar a los hombres y a las ratas
con nuestra melodía.

Porque tú y yo podríamos ser héroes,
dos mártires del tedio,
dos bronceados revolucionarios.



Esther Giménez.

Varios Autores. (Tras)lúcidas. Bartleby Editores, 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.