Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 30 de agosto de 2016

Poesía Nórdica (87): Folke Isaksson:





Sitio Web de la Imagen


LAS ROPAS DEL POETA

Me enseñó el traje gris,
cuidadosamente doblado

Durante diez meses había llevado esa prenda
Cuando lo soltaron,
sacó clandestinamente el traje de preso

También había logrado sacar de contrabando la libertad

Aunque su país era una cárcel
aunque los carceleros hacían ruido con las llaves,
de manera que taponaban los oídos a millones de personas,
se había liberado de la habitación cerrada
donde los muros penetran en los pulmones,
y el crujido de grava y arena hacen las voces broncas

Entonces se empadronó contra el mundo
con su confianza y desesperación

Había una estrategia para la continuación de la resistencia
Lo esencial era mantenerse incorruptible:
mantenerse erguido,
no vacilar
bajo la doble carga de la obligación y de la ira

Conservar en la lucha contra las traicioneras consignas,
como antes contra el guante de hierro y el látigo,
la llave resplandeciente de la sonrisa,
ese objeto con el que se puede abrir
la puerta de la verdadera libertad



Folke Isaksson.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.