Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 8 de agosto de 2016

Poesía Nórdica (67): Artur Lundkvist:








DADNOS UN SUEÑO

Trabajamos allá abajo, en las profundidades, como en una mina.
Tenemos los ojos llenos de polvo de carbón. Nuestras manos se aferran
al pico y al burdo mango del martillo.

Dadnos un sueño luminoso que nos acompañe como una buena
hermana, que esté a nuestro lado en las tinieblas, que nos susurre
palabras vivas y que coloque su fresca mano en nuestras frentes.

Dadnos un sueño de un sol resplandeciente en la lejanía, de un viento
con olor a flores y a tierra mojada tras la lluvia, de árboles altísimos
que mecen sus hermosas copas, de hogares felices, de risas de niños

cuando se lavan por la mañana y cuando las últimas pelotas bailan
bajo las estrellas al atardecer.

Dadnos un sueño luminoso y nuestras manos seguirán agarrando
el pico y el burdo mango del martillo. Trabajamos allá abajo, en las
profundidades.
Necesitamos un sueño. Luminoso.



Artur Lundkvist.

Varios Autores. Poesía Nórdica. Ediciones de la Torre, 1999.

Traducción de Francisco J. Uriz.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.