Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 22 de agosto de 2016

María Sotomayor: La paciencia de los árboles (1):




Tienes el sabor de los ojos cuando se cierran
un viento tranquilo en las manos
que habla todavía de niñas grandes
masticando los tallos y sonrojando la flor






Yo sabía antes de nacer
que en tu casa
el verde tenía que verse nítido
aunque lo cambie todo de sitio

el verde, los campos enteros
y desde arriba
donde la cama balbucea los nombres
me acuesto contigo
dibujándote coronas en las pestañas
mi cara enfadada sentada frente a la iglesia
para repetir tu nombre en voz alta
una vez, dos, tres veces
en voz alta y con todas las voces de la tierra

hasta que el verde regresa y nos empuja
a recordarnos en el árbol que nos crece
de puntillas y en el recodo de las rodillas



María Sotomayor. La paciencia de los árboles. letour1987, 2ª edición, marzo 2016. Epílogo: Luna Miguel. Imágenes: Dara Scully. Diseño: Marcus Versus.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.