Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

miércoles, 17 de agosto de 2016

María Guivernau: Más de cien pasos de baile (2):



CUERDAS

Me desligo.
Deshago nudos.
Paciente. Uno tras otro.
Ya apenas quedan lazos.
Y en cada nudo te vas un poco.
Te deshaces.
Y en cada nudo respiro más profundo.
Y pesa menos el lastre.
Más ligera.
Desapego.
Lo intento.
Me ayudas. A tijeretazos.
A puñaladas.
Y en cada herida, un recuerdo.
Y en cada lágrima, una cicatriz.
Es más sencillo así.
Que se deshagan las ataduras.
Coge tu cordel.
Yo estiro el mío
para borrar las marcas.







COLLAR DE CUENTOS

Me estoy haciendo un collar
de cuentos,
de aquellos que inventabas
para dormirme cada noche,
de aquellos que me creía
y que llenaban mis sueños.
He desempolvado uno a uno
los abalorios de colores:
Rojo, pasión, sangre, latido.
Verde, mirada, esperanza, vida.
Azul, océano, calma, cielo.
Amarillo, luz, calor, sol.
Naranja, risas, fiesta, euforia.
Morado, luna, sosiego, sueños.
Brillantes. Mágicos.
Demasiado bellos
como para condenarlos a vivir colgados del cuello.
Los he lanzado al cielo,
bajo lluvia de tormenta,
para que se vuelvan arcoiris.
Y, cada vez que asome,
recordar que hubo un tiempo
en el que creí que los sueños
podían hacerse realidad.



María Guivernau. Más de cien pasos de baile. Saudade Poesía, 2015.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.