Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 7 de julio de 2016

(Tras)lúcidas (1): Esperanza López Parada:







Quizá esa marca fue dejada por ti
para nosotros mucho tiempo antes
de que ese signo estuviera previsto
en el alba del orbe, un adiós esbozado
y previo incluso a tu saludo.
Lo harías para atrás, recolectora
antigua, mientras oteabas delante
la línea de caza que extraviada
se aleja si nos aproximamos.
Así tu mano abierta de mujer agraria
se despide desde el lienzo tieso
de la caverna y su reborde marcado
con polvo grana abraza el resto
en aire de su propia oquedad.
Tu descarnada palma de siglos está
ahí para detenernos, aunque no sea
del todo un aviso. "Seguís vivos"
-dice- "continuad vuestros asuntos".
Y es orden indeleble, enviada
a la noche porque más allá
ya no hay salida. Al impedir
el paso, la señal puesta en alto
nos veda otra vez su paraíso.



Esperanza López Parada.


Varios Autores. (Tras)lúcidas. Bartleby Editores, 2016). Edición, selección y prólogo de Marta López Vilar. De la imagen de portada: Morano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.