Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

lunes, 25 de julio de 2016

Eva Delgado: Donde mueren los recuerdos:



NOS CONOCIMOS en la primavera de 1898. Apareciste sin más en el pueblo. Nadie sabía muy bien quién eras, ni de dónde habías salido pero tu desparpajo y saber estar encandilaron a casi todo el mundo dejando de lado el pequeño detalle de averiguar qué te había traído a Olmos. Un par de mentiras bien contadas y todo el mundo quedó satisfecho. Menos mi padre; el nunca se fió de ti, y en cuanto a mí: a mí me conquistaste con una simple mirada, eso solo bastó para caer rendida a tus pies. Sólo era una niña.






   MI EMBARAZO ya se notaba mucho, y todo el mundo me daba la enhorabuena preguntando y felicitándome porque, al parecer, ese embarazo sí llegaría a su fin. 
   Tú estabas radiante. Se te había metido entre ceja y ceja que lo que llevaba en la barriga era un niño, y no parabas de decirle a todo el mundo los planes que tenías para cuando naciera. Yo, a veces, te tomaba de la mano para tranquilizarte y aclarar que, hasta que no asomara la cabecita, no podíamos aventurarnos a decir lo que era. Pero no me escuchabas.
    Siempre se tenía que cumplir tu santa voluntad.



Eva Delgado. Donde mueren los recuerdos. PiEdiciones, 2015. Fotografía y diseño de cubierta: Puri Sánchez P.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.