Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

domingo, 24 de julio de 2016

Dani Orviz: MassaSlam:






PERO CON FUNKY !

Apareces,
y te pasas más o menos nueve meses
habitando una parcela de la inopia
que ya tomas como propia,
sin más arte, más deber ni más castigo
que chupar la deliciosa sopa boba
del tubito de tu ombligo
hasta que un día cualquiera
en un golpe de cadera que hace ¡POM!
a traición, te escupen fuera...

... pero con funky.

Y qué mundo
que te espera ya pa`fuera del asunto,
lleno de malencarados caballeros
que te brindan el tequiero
de una hostia en el trasero
y te van poniendo firme el esqueleto
inculcándote el consabido respeto
al objeto que se paga con dinero, al panfleto y al relojjjjjj
al relojjjj
al reloj que cada día que amaneces
va marcando cómo creces, cómo aprendes
y en un patio
con los derrumbados muros color acre
donde el ratio acumulado de mediocres vale más que un potosí,
de losprofes, de los compas y gachís
y de todo capullito de alhelí
que pasaba por allí
sin parar, te llueven hostias...

... pero con funky.


Qué carrera
que has acabado sacando, cacho fiera...
Estudiante destacado de la cloaca y, como traca final,
licenciado donde Ciencias de la Caca,
rellenando tu vacío espiritual
con el subidón de cuatro mete-sacas,
quinto, graduación y ¡PLAKA!
disparado hacia el mercado laboral
donde, en el marco real de una oficina,
de ocho a seis con media hora de cantina,
por rutina, haces el gili...

... pero con funky.

Pero lavil recesión y la zozobra,
de repente, ponen la cobra en acción.
Y te pasas de tener un sueldo fijo
a verte, de sopetón,
en la cola con toítos los que sobran.
Y aunque sufres, y te exprimes, y te obcecas
en pagar los plazos de las hipotecas
tus remesas acaban quedando secas
y llega el día en cuestión
en que el franco chupatintas de tu banco
en una breve reunión
va y te informa sonriendo que le debes
más de un cuarto de millón.
Y con modos de mafioso de Sicilia
te larga una preferente que te exilia
con toíta tu familia
a vivir debajo de un puente...

... pero con funky.

Y pasa hambre... pero con funky.
Y tienes frío... pero con funky.
Y estás enfermo... pero con funky.
Y te haces viejo... pero con funky.

Y vas al hoyo...

... y al llegar al hoyo llega el momento de darse cuenta de que llevas
toda la vida bailando para otros sin saber por qué. Siguiendo un ritmo
de funky que otros te han mandado sólo para llegar al último
momento de tu vida y darte cuenta en un segundo mortal de revelación de
que no hay música, de que no hay baile, de que no hay nada. Porque
no somos nada, porque no somos nada. NO SOMOS NADA...

... pero con funky.


No somos nada... pero con funky.
No somos nada... pero con funky.
No somos nada... pero con funky.



Dani Orviz. MassaSlam. Ediciones Fantasmas, abril 2016.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.