Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 26 de mayo de 2016

Víctor Peña Dacosta: Diario de un puretas recién casado (2):







DIARIO DE UN PURETAS RECIÉN CANSADO

Me levanto como cuando estaba
soltero: empalmado pero jodido
de la nariz y la vida, cansado
de mi cuerpo y la lucha diaria
con los niños y la almohada.

Los sueños cumplidos se acumulan
sobre los pliegues de las sábanas.

Me levanto y me hago unas tostadas,
y después me pongo la ropa
que mi mujer me dejó sacada anoche
para evitarme otro ridículo. Y salgo
a enfrentarme a la calle y al destino
como un ulises con dudas aparcando.

Dispuesto a comerme el mundo a bostezos.

Vuelvo de trabajar y comoo algo,
me encierro en mi estudio y no me corro
porque mi mujer quiere todo mi semen
y yo no puedo decepcionarla.
Los planes quinquenales designan
que ha terminado el tiempo de barbecho.

Esto es amor, un sacrificio conjunto
en pos de un bien mayor.

Como el comunismo.

Pero con ciertas garantías de éxito.

Incluso en los tiempos que corren.



Víctor Peña Dacosta. Diario de un puretas recién casado. Ediciones Liliputienses, 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.