Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

lunes, 30 de mayo de 2016

Pilar Gorricho del Castillo: La hiedra del perdón (y 3):






LUMEN CIEGA

No sé qué pasa por tu cabeza
cuando la sangre, toda vertida en lo previsible,
mira hacia las líneas continuas de la madera.
No sé qué ha sido de tus sueños despistados
ni a qué dios adoras, inaccesible y redimido.

Asisto impasible a esta ausencia provocada,
a tus silencios espartanos de sombra olvidadiza.

Lo reconozco:
nunca me he molestado
en conocer la cotidiana fragancia de tus dolores.
Yo paso por tu vida, como una abeja 
frugal, orgullosa de su estival idilio con las flores,
pero también impertinente y machacona.
Y me apartas de un manotazo de tus instantes luminosos
temerosamente ciego al espanto del picotazo.
Tal vez llegue a ti,
hasta el perfume de tus pétalos,
carcomida por el terror
a que no quede ni una pizca de miel
para mí allá dentro.



Pilar Gorricho del Castillo. La hiedra del perdón. Ediciones Torremozas, 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.