Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 25 de mayo de 2016

Pilar Gorricho del Castillo: La hiedra del perdón (2):






MANOS DE ESPIGAS

Tus manos tiemblan
como las espigas
envueltas en vientos, soberbias
y altivas mostrando su hegemonía
sobre las zarzas.
La piel de las primaveras siempre esconde algo.
Entre la geometría de sus venas,
una sonrisa quinceañera
a lomos de la mirada deslizable
del primer deseo parecen decir: ámame.
Como el motor de su primer seiscientos
o el martillo atormentado ante la podredumbre
de la materia, así bambolean el soliloquio.
Sus manos tiemblan como si fuesen corazones
desprendidos de una gayola,
entre fascinadas y temerosas
por la inmediatez
del reposo.



Pilar Gorricho del Castillo. La hiedra del perdón. Ediciones Torremozas, 2016.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.