Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 23 de mayo de 2016

Cesare Zavattini: Cobijarme en una palabra (2):








¡BAH!

Antes de las buenas noches
nos damos un paseo
por las calles desiertas.
Parecemos la ronda.
Bajo las ventanas cerradas
hablamos en voz baja de mujeres,
¿estarán dentro soñando o dejándose
follar por los mierdas de sus maridos?
Cuando nos paramos a mear en la Zamiola
se oye el chorro caer sobre la tierra
y nuestro unánime ¡bah!



Cesare Zavattini. Cobijarme en una palabra. Bartleby Editores, 2016.

Traducción de Juan Vicente Piqueras.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.