Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

viernes, 1 de abril de 2016

Wilfred Owen: Los tambores del tiempo (1):






YO VI SU HONDA BOCA AMORATARSE

Yo vi su honda boca amoratarse, caer en lo más hondo,
          como un sol que declina en su última hora.
Contemplé la magnífica retirada del adiós,
          entre nubes, medio radiante medio encapotado,
y el firmamento de sus mejillas enardecido por un último esplendor

          Y en sus ojos,
la fría luz de las estrellas, muy viejas y muy tristes,
          en diferentes cielos.



Wilfred Owen. Los tambores del tiempo. Editorial Funambulista, febrero de 2016. Introducción de Carles Llorach-Freixes. Traducción de Carles Llorach-Freixes e Isabel Cruz.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.