Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

martes, 26 de abril de 2016

Roberto R. Antúnez: Ovnis en la noche americana (2):






Imagina por un momento
que Burroughs
acepta ser el viejo crucificado en el videoclip.
Se colgará de una austera cruz de madera
con una corona de espinas
que circunvalará el bosque dormido de su demencia.
Aceptará su papel
para hacer feliz a Kurt.
Campos de adormidera
para un calvario pictórico
del que el mismísimo Van Gogh
hubiera estado orgulloso.
La niña de ojos azules
lleva puesta la túnica del Klan
y llora porque siguen sin explicarle nada.
La muerte como alrededores,
un adentro que en realidad es un afuera,
la muerte como fruta mordida
del árbol de conocimiento (...)
Comienzan a rodar en el plató
y se hace la oscuridad
antes de que las guitarras y la tristeza de Kurt
aviven el incendio.
Bajo los trigales y las amapolas,
los muertos hacen con ternura
el pan de cada día
y dejan su amor en saquitos junto a los postes de telégrafo.
Una luz cenital que viene de lejos, poderosa e intangible,
ilumina la escena.
Ilumina al viejo Burroughs.
No habrá martirio ni derramamiento de sangre.
El viejo crucificado
sonríe al ver la estela condensada de platillos volantes.
Llevaba mucho tiempo
esperándolos,
casi había perdido la esperanza.
Han venido
para destruir el lenguaje.



Roberto R. Antúnez. Ovnis en la noche americana. La Penúltima editorial, 2016.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.