Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 14 de abril de 2016

Poesía Nórdica (2): Edith Södergran (2):







DECISIÓN

Soy una persona muy madura,
pero nadie me conoce.
Mis amigos se hacen una falsa idea de mí.
Yo no soy mansa.
He sopesado la mansedumbre en mis garras de águila
y la conozco bien.
¡Oh, águila! ¡qué dulzura hay en el vuelo de tus alas!
¿Vas a callar como todo?
¿Quieres quizá escribir? Tú ya no escribirás más.
Cada poema será el desgarramiento de un poema,
no poema, sino huellas de garras.


Edith Södergran.

Varios Autores. Quince poetas finlandeses. Los libros de la Frontera, 1986.

Traducción de Francisco J. Uriz.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.